Foro oficial del MCE.AJE


 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Capitán Lorenzo Ramírez , Héroe Nacional de Aguilar de Campoo.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Aguilar
Recluta
Recluta
avatar

Cantidad de envíos : 28
Edad : 81
Localización : Aguilar de Campoo
Fecha de inscripción : 02/01/2012

MensajeTema: Capitán Lorenzo Ramírez , Héroe Nacional de Aguilar de Campoo.   Mar 12 Mar - 3:04:48

Entre todos los militares que lucharon en el frente de Aguilar de Campoo durante la guerra civil española, destaca el capitán Lorenzo Ramírez Jiménez.

Vamos a hacer un breve repaso a la biografía de este hombre excepcional, por su especial vinculación con Palencia, y en particular con Aguilar de Campoo.

Ramírez nació en Soria, en el año 1899, estudió en Palencia y después en la Academia Militar de Toledo.

Con 22 años se alistó en la Legión, para combatir en la guerra de Marruecos, donde derrochando valentía y arrojo supo ganarse el reconocimiento de sus compañeros y la confianza de los mandos.

En el año 1924, en plena campaña marroquí, el entonces teniente coronel Francisco Franco describía así a Ramírez: “Es un buen oficial, muy valeroso, inteligente y competente”.

Dos años más tarde en 1926, el coronel Millán Astray, fundador de la Legión, se refería a Ramírez en similares términos: “Serio, enérgico, entusiasta y competente”. En la guerra de Marruecos recibió su primera herida de bala.

Con la llegada de la república el capitán Lorenzo Ramírez fue apartado del ejército. Durante este periodo de retiro forzoso estuvo viviendo en su casa de Palencia, junto a su esposa, hasta el comienzo de la Guerra Civil Española.

El 21 de Julio de 1936 entraba Ramírez en Aguilar de Campoo, con los voluntarios de Falange, y a los pocos días era nombrado instructor de milicias.

Pronto demostró que la fama de héroe que traía era bien merecida. Con los jóvenes que iba reclutando por los pueblos forjó en Aguilar la Primera Bandera de Falange de Palencia; un batallón de elite que alcanzaría gran prestigio durante la contienda.

En los primeros días de agosto de 1936, al frente de sus falangistas, arrebató a los revolucionarios las alturas que dominan Barruelo de Santullán: Cocoto, Sextillón y Cotejón.

Más de dos meses pasó Ramírez fortificando estas importantes posiciones y defendiéndolas de los reiterados contraataques, hasta que el enemigo se resignó y las dio por perdidas.

A finales de Octubre, en otra arriesgada maniobra por sorpresa, derrotó a los milicianos que ocupaban el Bernorio y fortificó la cima; aunque en esta ocasión pagó cara la hazaña, porque resultó herido de bala en ambas piernas.

Con estas dos audaces acciones de Ramírez, el frente de Aguilar quedó estabilizado y en condiciones muy ventajosas para el Ejército Nacional hasta la ofensiva de Agosto de 1937, que supondría el final del frente de Santander.

Pero Ramírez no era un hombre resignado a permanecer convaleciente y ocioso en un frente estabilizado y a la defensiva.

Con las heridas sin curar del todo cruzaba las líneas y realizaba frecuentes incursiones en territorio enemigo, seguido de una escuadra de incondicionales conocida con el evocador nombre de “los hijos de la noche”.

Desde su entrada en Aguilar de Campoo no había dejado de crecer la leyenda de Ramírez y sus falangistas de disciplina legionaria. En torno a Ramírez todo era épico. Los falangistas de la Primera Bandera se impregnaron enseguida del prestigio de su jefe, y empezaron a ser popularmente conocidos en ambos bandos como “los cojonudos”, otros dulcificaban el mote y les llamaban los cocotudos, en alusión al Cocoto, la primera posición importante que conquistaron.

A pesar de todo, en la zona de Aguilar había poca guerra para alguien del coraje de Ramírez.

El día 5 de Abril de 1937 nos dejaba y pasaba a la 6ª Bandera de la legión. Al mando de esta unidad gloriosa combatió primero en Madrid y después en Toledo, donde fue herido de nuevo. En esta ocasión una bala le atravesó la mano, le causó graves lesiones en la cara y le dejó tuerto.

Una vez más con las heridas a medio curar, guió a sus legionarios en los durísimos contraataques que lanzó el Ejército Nacional para contener la ofensiva republicana en la batalla de Brunete.

Y con el frente de Brunete estabilizado, otra batalla decisiva; Belchite. Y de Belchite a la muerte, en la conquista de Lérida, conduciendo a los legionarios de la 6ª Bandera hacia la victoria.

Una bala era poca cosa para acabar con Ramírez; hizo falta un obús para detener al héroe.

El general Yagüe nos legó un epitafio a la medida de Lorenzo Ramírez: “No compensa la conquista de Lérida la muerte del comandante Ramírez.”

Sus restos descansan en el cementerio de Palencia. Aun no había cumplido los cuarenta años de edad.

Cuando llegó la noticia del final de Ramírez a Aguilar de Campoo, las autoridades municipales decidieron dedicar una callejuela a su memoria; la calle Comandante Lorenzo Ramírez.

En fechas recientes fue retirado el nombre de Ramírez del callejero de la villa. Debemos agradecer esta vileza a la “maestrocracia”. Desde que se implantó el sistema democrático en España, el Ayuntamiento de Aguilar de Campoo ha estado dominado por un grupo de profesores de la enseñanza pública.

Estos pedagogos, reunidos no sé si en claustro de profesores o en comisión de gobierno, acordaron, con el voto favorable de todos los partidos políticos representados en los centros de enseñanza pública de la villa, cambiar el nombre de Ramírez por el de “La Calleja”. Los pobres no sabían siquiera como se llamaba la calle antes de la guerra, y por supuesto que tampoco tenían ni idea de quien era Lorenzo Ramírez.

No hay nada más miserable que ofender la memoria de aquellos que no se pueden defender porque están muertos. Más aun cuando se trata de un héroe como Ramírez, que fue siempre un ejemplo para todos: el primero en el peligro; el capitán que comía el mismo rancho que sus soldados y dormía en el suelo como ellos; el hombre que valía por mil, como le definió su amigo, el capitán Lobo. Tal era el prestigio de Ramírez, que traspasando su fama el frente de combate, le respetaban incluso los rojos.

En fin, ¡qué vergüenza!; los maestros borrando la Historia en lugar de enseñarla. Qué pena da ver politizada la enseñanza, qué pena ver a algunos “docentes” ejerciendo de comisarios políticos con los niños, adoctrinando en lugar de enseñando. En vida de Ramírez ninguno de estos señoritos arruina ayuntamientos se hubiera atrevido a mirarle a la cara.

Los políticos españoles me recuerdan mucho al mítico rey Midas de la antigüedad, pues como él tienen la “virtud” de cambiar la naturaleza de aquello en lo que ponen las manos. Dice la leyenda que todo lo que tocaba Midas se convertía en oro, y todo lo que tocan los políticos españoles lo convierten en mierda.

Hacen falta muchos siglos y la sangre de muchos héroes como Ramírez para construir una gran nación como la nuestra; para destruirla, en treinta años de democracia, vale cualquiera, como está quedando sobradamente acreditado.


¡AGUILAR NACIONAL Y ARRIBA ESPAÑA!
Volver arriba Ir abajo
http://terciosaguilar.blogspot.com.es/
 
Capitán Lorenzo Ramírez , Héroe Nacional de Aguilar de Campoo.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» ¡ACTO NACIONAL EN AGUILAR DE CAMPOO!
» Malvinas Argentinas. Plan Documentario Nacional
» Malvinas Argentinas. Nuevo periodo de inscripción para ingresar a la Universidad Nacional de General Sarmiento
» CONVENIO COMISION DEL BICENTENARIO PRO UNIVERSIDAD NACIONAL DE JOSE C. PAZ
» Esteban echeverria: La Orquesta Sinfónica Nacional toca en Monte Grande.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial del MCE.AJE :: Principal-
Cambiar a: