Foro oficial del MCE.AJE


 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Comparte | 
 

 Evangelio: Domingo 31 de Marzo de 2013. Domingo de Resurección

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
fetjons
MODERADOR
MODERADOR


Cantidad de envíos: 3342
Fecha de inscripción: 13/04/2008

MensajeTema: Evangelio: Domingo 31 de Marzo de 2013. Domingo de Resurección   Sáb 30 Mar - 19:16:02





Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor




Santos del día:

San Benjamin Ergol
San Amós (Profeta)
Beato Miguel Pro
San Renato
Santa Balbina
Beata Natalia Tulasiewicz
San Juan Clímaco
Santos Teódulo África
San Benjamín
Beata María Mamala
San Guido Pomposa
San Daniel Alemania
San Pastor de Palencia




Evangelio según San Juan 20,1-9.

El primer día de la semana va María Magdalena de madrugada al sepulcro cuando todavía estaba oscuro, y ve la piedra quitada del sepulcro. Echa a correr y llega donde Simón Pedro y donde el otro discípulo a quien Jesús quería y les dice: «Se han llevado del sepulcro al Señor, y no sabemos dónde le han puesto».

Salieron Pedro y el otro discípulo, y se encaminaron al sepulcro. Corrían los dos juntos, pero el otro discípulo corrió por delante más rápido que Pedro, y llegó primero al sepulcro. Se inclinó y vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llega también Simón Pedro siguiéndole, entra en el sepulcro y ve las vendas en el suelo, y el sudario que cubrió su cabeza, no junto a las vendas, sino plegado en un lugar aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado el primero al sepulcro; vio y creyó, pues hasta entonces no habían comprendido que según la Escritura Jesús debía resucitar de entre los muertos.




Comentario del Evangelio por:

Beato John Henry Newman (1801-1890), teólogo, fundador del Oratorio en Inglaterra
Sermón “La dificultad en realizar los privilegios sagrados”, PPS, t. 6, n°8

Este es el día

"Este es el día en que actuó el Señor, sea nuestra alegría y nuestro gozo” (Sal. 117,24)... Como cristianos nacimos para el Reino de Dios desde nuestra más tierna infancia... pero, aun siendo conscientes de esta verdad y creyendo plenamente, tenemos muchas dificultades en acoger este privilegio y pasamos largo tiempo en comprenderlo. Nadie, por supuesto, lo comprende plenamente... Y hasta en este gran día, este día entre los días, donde Cristo resucita de entre los muertos... nosotros estamos como recién nacidos... a los que les faltan ojos para ver y un corazón para comprender quiénes somos verdaderamente... Este es el dia de Pascua, repitámoslo una y otra vez, con un respeto profundo y una gran alegría. Como los niños cuando dicen: " Ha llegado la primavera " o " mirad el mar ", para expresar la idea..., digamos: " he aquí el día entre los días, el día real (Ap. 1,10 griego), el día del Señor. He aquí el día en que el Cristo ha resucitado de entre los muertos, el día que nos trae la salvación".

Este es el día que nos trae lo más grande que podemos comprender. Es el día de nuestro descanso, nuestro verdadero sábado; Cristo ha entrado en su descanso (He 4), y nosotros con Él. Este día nos conduce, en prefiguración, a través de la tumba y las puertas de la muerte, hasta el tiempo del descanso en el seno de Abraham (Hech. 3,20; Lc 16,22). Estamos bastante cansados de la oscuridad, el cansancio, la tristeza y el remordimiento. Estamos bastante cansados de este mundo agotador. Estamos cansados de sus ruidos y su jaleo; su mejor música, es sólo un ruido. Pero ahora reina el silencio, y es un silencio que habla...: tal es nuestra suerte en lo sucesivo. Hoy es el comienzo de días tranquilos y serenos, en los que podemos escuchar a Cristo, con su " voz dulce y tranquila " (1R 19,12), porque el mundo ya no habla más.

Despojémonos de este mundo, y revistámonos de Cristo (Ef. 4,22; Rm 13,14)... ¡Esforcémonos en desvestirnos así, para revestirnos de cosas invisibles e imperecederas! Esforcémonos en crecer en gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador, día a día, año tras año, hasta que nos lleve con Él... en el Reino de su Padre y nuestro Padre, de su Dios y nuestro Dios (Jn 20,17).




San Beniamino (Benjamin)






San Benjamin Ergol, diácono en Persia, es parte de un grupo de mártires asesinados sólo en Persia durante la larga persecución de los cristianos, que se inició en el reinado de Iezdegerd I y terminó con el sucesor Bahram-Gor. Existen varias versiones en relación con esta feroz persecución, entre ellos, en gran medida por el bizantino sinassari también las noticias sobre los nombres de los mártires, la fecha y el lugar del martirio es inexacto e incoherente.

El incidente ocurrió en la larga persecución de los cristianos en Persia, dice que alrededor de 420, el afán desenfrenado de algunos cristianos, encabezados por un sacerdote Hasu, llevó a incendiar Ergol (Argul) a El Pireo, que es un templo dedicado el culto del fuego.

Para esta destrucción fue arrestado el obispo Abdas, su hermano el Papa, los sacerdotes Hasu e Isaac, el Secretario Efrén, el Papa subdeacon, los laicos Daduq y Durtan; Abdas el obispo fue ordenado por las autoridades civiles para reconstruir el templo porque se negó , fueron condenados a muerte.

Ellos se han unido en la celebración de otros mártires de la persecución, el fuego provocado dall'episodio de Pireo y se Ormisda (Manides), Sahin y diácono de Ergol, Benjamín.
Sobre este último, la «Martyrologium Romanum" en conmemoración del 31 de marzo, incluye la siguiente cita: "En Ergol (Argul) en Persia, san Benjamin Deacon, no desistette por la predicación de la verdad de la fe, en virtud de Bahrom Gor-Rey, se consume su martirio venendogli atascado en las rejillas de ventilación y debajo de las uñas delgadas y punzantes de madera ".

El martirio tuvo lugar hacia las 420 que hay en los dos primeros años del reinado de Bahrom-Gor, debido a que en 422 fue ganada por Teodosio II, que como condición de la paz plantean la libertad de culto a los cristianos de Persia.






Oremos

"... A éstos pertenece el reino de los cielos, porque no sobrepreciaron la vida de la tierra, y, lavando sus túnicas con la sangre del Cordero, alcanzaron los premios del reino eterno...."

Dios de poder y misericordia, que diste tu fuerza al mártir San Benjamin Ergol para que pudiera resistir el dolor de su martirio, concédenos que quienes celebramos hoy el día de su victoria, con tu protección, vivamos libres de las asechanzas del enemigo. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.




Calendario de Fiestas Marianas: Nuestra Señora de la Santa Cruz, Jerusalén.









Volver arriba Ir abajo
 

Evangelio: Domingo 31 de Marzo de 2013. Domingo de Resurección

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial del MCE.AJE :: -