Foro oficial del MCE.AJE


 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Algunos Mitos anti Históricos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
ascuas
CAMARADA CAMISA NUEVA
CAMARADA CAMISA NUEVA
avatar

Cantidad de envíos : 153
Localización : España
Fecha de inscripción : 28/06/2013

MensajeTema: Algunos Mitos anti Históricos    Miér 3 Jul - 20:28:37

ESCLAVOS NEGROS.
En una película que pretende ser fiel a la realidad, el campeonísimo Cassius Clay, luego Muhammad Alí al convertirse en líder de los Musulmanes Negros descarga virulentos ataques contra los malvados cristianos que redujeron a sus antepasados a la esclavitud y lanza una apología en favor de esos buenos hermanos seguidores del Islam.

Pase que un boxeador no sepa nada de historia, pero un campeón como él es inexcusable que todos los de su entorno se queden avergonzados y mudos ante el huracán de insultos. Tampoco nos sorprende mucho es otro enésimo ejemplo de una franca manipulación de la verdad.

Parece ser que Clay ignora que las únicas zonas del mundo en que la esclavitud, además de tolerarse, está regulada legalmente (contraviniendo los acuerdos internacionales) son precisamente aquellas donde la saria (derecho extraído directamente del Corán) sigue en vigor. Para éstos, la esclavitud no constituye ningún problema, es más, se trata de una institución inmutable de la sociedad. Según Mahoma el creyente puede suavizarla, pero no abolirla.

Aún en la actualidad, las víctimas de las razzias de los árabes musulmanes son negros aunque también sean islámicos como era Clay.
En los países en que conviven árabes y negros, como Sudán, estos últimos son sometidos de manera cruel y habitual.

Según Jean Françoise Revel (laico de toda confianza): "el único tráfico de esclavos que se recuerda siempre es el de las Américas. La memoria histórica ha olvidado el crimen del esclavismo en el mundo árabe, los 20 millones de negros que fueron llevados a la fuerza al mundo musulmán entre los siglos VII y XX.
Se olvida que, por ejemplo, a finales del XIX en Zanzíbar había 200.000 esclavos sobre 300.000 habitantes. Y que un país islámico como Mauritania la escalvitud aún "ayer" era legal en 1981. Abolida en 1982 aunque sigue perdurando sin mayores obstáculos.

Respecto a los casi 40 millones de africanos deportados a las Américas entre el XVI y 1863 (abolición esclavitud en EEUU) es una tragedia espantosa de la que deben avergonzarse los calvinistas holandeses, los luteranos alemanes y los anglicanos británicos, con algunos (pocos) católicos portugueses y españoles.
Para los "malvados católicos" la condena por Roma se produjo inmediatamente, desde finales del XV (los papas hablaron duro y claro: Pablo IV, Pío V, Urbano VIII, Benito XIV, ...) y también santos como Pedro Claver.

Por el contrario los mayores causantes del tráfico y que tanto gustan de culpar a los españoles y al catolicismo de intolerantes, atrasados, etc. Olvidan con suma facilidad que la esclavitud en las colonias francesas se restableció en 1802 por orden de un hijo predilecto de la Revolución de "la luz, tolerancia, igualdad, fraternidad, y bla, bla". Napoleón espoleó en pleno XIX la esclavitud.

En la tragedia del esclavismo negro también deben llevar su parte, ganada a pulso, muchos árabes musulmanes y los propios negros. Los árabes enriquecían con la captura de los esclavos negros y su traslado a puerto, mientras que los jefes de las tribus negras ofrecían en no pocas ocasiones a sus hijos y hermanos en venta.

La crueldad de la historia con nuestros propósitos de dividir la humanidad en buenos y malos no tiene límite, y registra otros hechos penosos. Por ejemplo, que muchos esclavos liberados e el XIX pensaron en sacar provecho de su experiencia y se dedicaron a continuar el negocio.
O que los esclavos emancipados por algunos filántropos americanos y asentados en el país, que por eso se denominó, Liberia desde 1822 hasta hoy han estado oprimiendo curelmente a los otros negros que ya habitaban en el territorio pues los consideraban "inferiores", ver para creer.


CINTURÓN DE CASTIDAD.
En una exposición itinerante por Europa sobre antiguos instrumentos de tortura cuyo título no hace falta decirlo pues surge en el imaginario inmediatamente: "LA INQUISICIÓN" como si la peor cara del hombre sólo se hubiera manifestado en estos tribunales.
Suele obviarse que este tribunal europeo en 500 años causó muchas menos víctimas que en un solo año los regímenes comunistas españoles, o belgas, o húngaros, o soviéticos, o ... o regímenes como el iraní, etc.

En cuanto a la tortura cualquiera sabe que ésta es un atributo achacable ÚNICAMENTE a la fanática INTOLERANCIA cristiana y, que al librarse de ella, el "hombre nuevo" se negaría por siempre a practicarla ... como atestiguan cada año las televisiones, radios, y prensa.

Entre los objetos de la exposición se hallaban algunos cinturones de castidad, que según explica el catálogo no eran, en absoluto "instrumentos de tortura".

Dentro de la SISTEMÁTICA campaña de difamación contra la Edad Media, se atribuyó su uso sobre todo a los cruzados (basándose en NINGUNA prueba documental) pero los comisarios de la muestra escriben: "la explicación está en la difamación, que no rehúye las falsedades, de esa época marcada por la fe y, en particular, de la bestia parda que fue el extraordinario movimiento de las Cruzadas.
Ateniéndonos a un cierto "estilo" de contar la Historia el individuo que salía para las Cruzadas tenía que ser, además, un sanguinario salteador, un católico misógino y tal vez algo cornudo; o que, para no llegar a serlo, no encontraba mejor solución que encerrar a la mujer en un cepo de hierro.
En realidad, como informa el catálogo, bastaría pensar un poco para advertir que semejante sistema habría causado, en poco tiempo la muerte de la mujer por septicemia o tétanos, etc. ¿Y entonces? Entonces como está documentado eran las propias mujeres las que se lo procuraban en casos de viaje, estancias en albergues o previendo el paso de bandas militares. Era, documentalmente, un método de autodefensa contra una violencia en la que los maridos (ni siquiera los cruzados) tenían nada que ver.

Estamos de acuerdo en que es una pequeña anécdota, pero no es irrelevante cuando constituye una de las tantas piezas falsas de un mosaico exagerado.


JUS PRIMAE NOCTIS.
Régine Pernoud en un pequeño diccionario sobre tópicos (casi siempre falsos) referidos a la Edad Media nos habla del Jus Primae Noctis.

Ciertamente es innegable que hay un complot de ciertos historiadores y novelistas contra la Edad Media. Al menos en el sentido de presentar bajo la luz menos halagüeña, cuando no inventada, un período denostado y abominado por los Iluministas, que lo veían marcado por las "tinieblas de la superstición religiosa", no por la Razón.
También los protestantes perciben en esa época el triunfo de una Iglesia católica a la que identifican con el mismo Anticristo.

Pero ¿En qué consistía el tan cacareado "derecho de pernada"? que, como tantos otros mitos, aún hoy mucha gente cree a pies juntillas se practicaba, como no, e la Europa "cristiana".
Según manuales mal leídos en clase se cree que consistía en el privilegio del feudatario de "iniciar" la misma noche de la boda a las jóvenes que contraían matrimonio en los territorios en los que señoreaba. Se supone que los pobres villanos, míseros siervos de la gleba, habrían tenido que aguantar la suprema humillación de acompañar a su joven esposa al castillo para que probara, hasta la mañana siguiente, la cama del lúbrico patrón.

No faltan novelas e incluso textos de "historiadores" en las que se hace creer que se hacía uso de tal "derecho" hasta por obispos propietarios de las tierras. En cualquier caso, si la "consumación" del matrimonio ajeno la perpetraba un feudatario laico, la Iglesia, que tenía el poder de impedirlo, o no se oponía o lo toleraba de forma cómplice.

La verdad es que TODO es FALSO, al menos en lo que concierne a la christianitas de la Europa occidental y católica. En la oriental (tradición greco-eslava, aunque con la manifiesta oposición de la Iglesia ortodoxa) parece ser que hasta el siglo XVII los grandes latifundistas pretendieron realmente conseguir semejante "derecho" de sus siervos que también sería aceptado para ciertas castas sacerdotales NO cristianas.
Entre otros, estaba vigente en algunas tribus africanas y, especialmente, en la América precolombina.Ese jus sexual se practicaba entre el clero budista de zonas como Birmania. Pero repetimos NO HAY NINGUNA HUELLA EN LA EUROPA CATÓLICA.

¿Cómo se ha formado pues una leyenda tan firmemente arraigada? antes de nada hay que entender qué se entendía por "siervo de la gleba", expresión que suele pronunciarse con horror, como una continuación de una primitiva esclavitud. Pero no es así de ningún modo. Los siervos de la gleba eran campesinos que obtenían en concesión de un señor (feudatario) un lote de tierra suficiente para mantenerse con su familia. El uso del suelo debía compensarse al propietario con una cuota sobre la cosecha y varias prestaciones sobre otras tierras (los famosos covées, que pese a la difamatoria propaganda solían revestir un carácter social, construir o arreglar un puente, una calzada, sanear un pantano, etc.).
El término siervo se ha comprendido mal, ya que se intenta confundir la servidumbre del Medievo con la esclavitud, base de algunas sociedades antiguas y de la que NO HAY NINGÚN RASTRO en la sociedad medieval.
La condición de siervo era muy diferente a la del antiguo esclavo. Un siervo es una persona, no un objeto bajo la potestad absoluta del patrón con derecho de vida y muerte sobre él y al que le está vedado el ejercicio de cualquier actividad, carece de familia, esposa y bienes.
El siervo medieval es una persona, posee familia, casa, campos y una vez pagado lo convenido no tiene más obligación hacia el señor. NO está sometido a ningún amo aunque está unido a la tierra, no de forma personal sino real (jurídica) por eso su restricción de libertad reside en que no puede abandonar las tierras que cultiva lo que se contrapesa con que no se le pueden quitar.
El campesino de la Europa occidental debe su prosperidad actual a ser descendientes de los siervos de la gleba. Por ejemplo el campesino francés, asentado durante siglos en la misma tierra, sin responsabilidades civiles, sin obligaciones militares hasta que paradójicamente llegaron los tiempos de la tolerancia Revolucionaria con levas masivas impuestas por la misma y que la hizo dueña de la tierra.
En la Europa oriental el campesino no disfrutó del vínculo protector de la servidumbre y por eso permaneció tan miserable. Pues el pequeño propietario, abandonado a sus recursos y a cargo de una tierra que no podía defender, padeció las peores vejaciones y constituyeron la base para la formación de extensos latifundios.

Esos detalles se escamotean o se prejuzgan con tintes ideológicos al llevar términos tan sugestivos como servidumbre, gleba, feudo, etc. no se analizan con prudencia y no se capta el lado positivo de instituciones tan poco abominadas por los interesados que sólo hubo revueltas entre los siervos de la gleba cuando, por instigación monárquica, se impuso la liberación ...

Y es a ese arraigo, socialmente benéfico, a la propiedad al que se debe el nacimiento del presunto jus primae noctis. Al principio de la era feudal, el campesino tenía prohibido contraer matrimonio fuera del feudo para no causar deterioro demográfico en áreas cuyo mayor problema era la falta de población.
La Iglesia, nuevamente la Iglesia siempre injustamente acusada de estar del lado del fuerte, no cesó de protestar por esa violación de los derechos familiares que, en efecto, desde el X en adelante fue atenuándose. En compensación se estableció la costumbre de reclamar una indemnización monetaria al siervo que abandonase el feudo para contraer matrimonio en otro. Así nace el jus primae noctis del que se han dicho tantas tonterías: sólo era el derecho a autorizar el matrimonio de campesinos fuera del feudo. Dado que en la Edad Media todo se traducía en una ceremonia, este derecho dio lugar a gestos simbólicos, por ejemplo, poner una mano en el lecho conyugal, usando unos términos jurídicos específicos que han provocado las maliciosas y/o erróneas malinterpretaciones que aún hoy perviven.
Nada que ver con desvirgar a la aldeanita o la completa licencia sexual de la que disponía la antigüedad pagana el amo sobre sus esclavos (simples objetos de placer).

La servidumbre de la gleba medieval provocó vivas protestas por su eliminación al perjudicar al campesino dicha "liberación" al perder la seguridad proporcionada por el terreno a cultivar en su beneficio y de sus descendientes. A la merced de incursiones de salteadores al no contar con protección armada, cayendo en el poder de latifundistas y usureros, expuestos ahora al servicio militar, al fisco, autoridad estatal, ...
Volver arriba Ir abajo
 
Algunos Mitos anti Históricos
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Documentos históricos de España y del mundo
» Prosegur, en nuevos máximos históricos
» ¿Navidad y niños histéricos?
» Llamamiento a Hímnos Históricos and Company
» Qué enseñanza nos deja la filosofía aborigen, que aporte al logro de los objetivos históricos de la clase trabajadora?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial del MCE.AJE :: Principal-
Cambiar a: