Foro oficial del MCE.AJE


 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Serie EL ANTICRISTO (3ª Parte) : La Caída de Inglaterra

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
ascuas
CAMARADA CAMISA NUEVA
CAMARADA CAMISA NUEVA
avatar

Cantidad de envíos : 153
Localización : España
Fecha de inscripción : 28/06/2013

MensajeTema: Serie EL ANTICRISTO (3ª Parte) : La Caída de Inglaterra   Dom 10 Nov - 20:15:11

LA CAÍDA DE INGLATERRA
La Reforma fue una debacle para los católicoos pero un gran triunfo de los judíos, habían conseguido dividir para reinar. Pero aún no reinaban y se empeñaron en lograrlo.

Ya no les bastaba una sociedad secreta, querían conquistar una nación y pusieron los ojos en Inglaterra y consiguieron conquistar la más poderosa de las naciones arrancadas a la cristiandad por la Reforma.
Lo consiguieron con las armas de las que disponían: la MASONERÍA; el Puritanismo, el judaísmo encubierto y la acción directa que reservaron para el momento oportuno.

Inglaterra, país de origen de la Masonería estaba infiltrado y carcomido por la misma. "Los Lores ingleses eran masones desde los primeros años del XIV, y desde inicios del XVI la Masonería inglesa tenía por protector al propio Enrique XVIII" (P. Deschamps en "Le Franc Masonerie", cap. II).

En 1600 ingresa en ella Tomás Boswell, en 1641 será el General Roberto Murray, en 1647 lo hará el judío Elías Asmole.
También fue masón Oliverio Cromwell.
Según el P. Larudan en su obra "Les franc-masçons ecrasés" cuenta como Cromwell organizó, personalmente, una logia e hizo ingresar en ella a sus amigos e incluso a algún enemigo.
De esta forma la revolución puritana (1648) fue ampliamente protegida por el Judaísmo y la Masonería. Según el escritor masón Nicolai en las logias inglesas se guarda viva la tradición de la ayuda poderosa otorgada por la masonería a la revolución de Cromwell (citado por Serra y Caussa en Orígenes de la Masonería).

No fue mala elección pues como comenta Georges Batault (en "Le Probleme Juif" pag. 189) "entre todos los no judíos del mundo no hay uno solo de mentalidad tan empapada de judaísmo como Cromwell. Quizás nadie en el mundo ha contribuido en grado mayor a la judaización contemporánea".
Triunfante Cromwell, el rabino Manasés ben Israel se convierte en su consejero. Otro judío, Antonio Carvajal, lo sostiene financieramente.

Del fondo de Asia vendrá una delegación judía, presidida por el rabino Jacob ben Azabel, para entrevistarse con el dictador británico.

El resultado no se hizo esperar, en 1657, Cromwell abrió las puertas de Inglaterra a los judíos de donde habían sido expulsados por Eduardo I tres siglos antes. Ochenta años después habían regresado miles de ellos y no lo hicieron con las manos vacías y trajeron con ellos su principal elemento de dominación: el oro.
Según Francis (History of the Bank of England) "la influencia de los judíos sobre las finanzas de Inglaterra era tan grande que, sin exagerar, puede decirse que los judíos ingleses eran los únicos que dirigían el mercado monetario de la nación".

Entre estos dirigentes de la economía monetaria inglesa merecen citarse: Álvaro López Suasso; Francis y José Salvador; Antonhy da Costa (director del Banco de Inglaterra), y sobre todos ellos el sefardita Sampson Gideon, amigo personal del ministro Robert Walpole y Consejero de Finanzas del Gobierno.
Fue fácil para Gideon conquistar al poderoso Walpole, célebre por su corrupción administrativa y amante de la judía Hanna Norse.
Según ("The Jewish Encyclopaedia", vol. V, pág. 662) "durante la crisis que siguió a la gran catástrofe financiera de Oceanía, toda Inglaterra se hallaba pendiente de Gideon. Se decía que, en aquella época, fueron grandes los servicios que prestó a Robert Walpole, no solamente de carácter privado, sino también de apoyo material para restablecer la tranquilidad pública y la confianza".

Aprovechando todas sus bazas: situación privilegiada, influencia masónica, y el oro, los judíos dieron, en 1740, un paso más para la conquista subterránea de Inglaterra.
Hicieron aprobar, por ambas cámaras, una ley que permitía a los judíos la adquisición de los derechos de ciudadanía tras haber residido siete años en las colonias británicas en América, para ello no tenían que comulgar ni practicar ningún rito de la religión del país. Esta ley, aprobada a espaldas del pueblo como reprocharía siete años después el diputado Egmont: "si el pueblo no ha exteriorizado aún su repulsa por las Actas que garantizan derechos de nacionalizarse a los residentes de las colonias, es porque se ha silenciado la parte de las Actas referentes a los judíos, sin que en las votaciones de la cámara ni en los epígrafes de dichas Actas se haga referencia precisa de ello, así en realidad son contadas las personas enteradas de la existencia de dichas Actas". (The Parliamentary History of England" vol. XV, pág. 155/59, Londres).

Sería en 1763 cuando los judíos intentan un nuevo avance. Hacen presentar por Lord Halifax en la Cámara de los Lores -la mayoría eran ya masones desde hacía tiempo- un Bill que disponía que las personas que profesaran la religión judía y que habían residido tres años en Inglaterra o Irlanda, sin largas interrupciones, pudieran ser naturalizados previa solicitud al Parlamento.
Aprobado el proyecto en los Lores pasa a los Comunes, y aquí surgen los primeros tropiezos, varios diputados se declaran en contra fundamentando su opinión en magníficos discursos, que a la larga resultaron proféticos.
Por ejemplo, Sir Edmund Isham expresaba: "debemos ver en este proyecto de Ley, en realidad, un proyecto para la general naturalización de judíos. Si pensamos en el incontable número de ellos repartidos por el mundo, llegamos forzosamente a la conclusión de que su número aumentará rápidamente en nuestro territorio y de que una gran parte de nuestras tierras pasarán a sus manos. Pronto aspirarán además de la posesión al poder. Los judíos no son como los franceses fugitivos o los alemanes protestantes, éstos tras una o dos generaciones entre nosotros no pueden diferenciarse de cualquier otro inglés. Sus hijos o nietos no son más franceses o alemanes, ni tampoco pertenecerán más a la nación francesa o alemana. Pero los judíos no se mezclarán nunca con nosotros, permanecerán judíos para siempre y se considerarán, también, miembros de la nación judía, nunca de la inglesa".
En igual sentido se expresaban el Conde Egmont, etc.

Pese a ello el Bill fue aprobado en los Comunes y convertido en Ley, pero aquí ocurrió lo inesperado. Toda Inglaterra se levantó contra dicha Ley: sobre ambas Cámaras llovieron las peticiones, libelos, memoriales de los gremios obreros, solicitudes de jueces, alcaldes y concejales. Hubo manifestaciones callejeras en Londres, fue el "movimiento popular más intenso registrado en Inglaterra en el XVIII" (según diría Hertz en "British Imperialism in the Eighteenth Century", pag. 66).
Fue tal la reacción que la Ley tuvo que ser derogada, era el 20 de diciembre de 1753.

Pese al fracaso los judíos no se desanimaron y reemplazaron la audacia por la astucia. Ya que no se les naturalizaba como judíos, simularían hacerse cristianos. Y su jefe Gideon dio ejemplo el primero, "renegó" del judaísmo y bautizó a sus hijos, aunque según Hertz "simultáneamente protegía en secreto a las organizaciones hebreas. Su deseo fue que sus restos mortales fueran inhumados en el cementerio de los judíos portugueses de Mile End y que se orase por él en la Sinagoga" (ib. idem).

Tras la falsa conversión de Gideon el Parlamento aprueba un acta mediante la que se le permite adquirir, en las proximidades de Coventry, el Castillo Spalding. Su hijo se educa en el aristocrático Colegio de Eton y a los 15 años se le concede el título de Barón. Más tarde será diputado en la Cámara de los Comunes por Coventry. El Club White, el más aristocrático de Londres, lo acepta como socio y en 1766 contrae matrimonio conla hija del Chief Justice: Sier John Earley Wilmot. En 1789 cambia su apellido por el de su mujer y se le concede el título de Lord Earley of Spalding, elevándosele a la dignidad de Par irlandés.

Entre tanto, su padre, se adueña poco a poco de Inglaterra, aprovechando la Guerra de los 7 años y que el gobierno inglés se abandona a su política de empréstitos (The Jewis Encyclopedia, vol. V, pags 662/3). En 1756 consigue que el Rey Jorge II de Inglaterra, en calidad de Príncipe Elector de Hannover, se dirija a él para pedirle prestadas 40.000 libras, la influencia judía llegaba a la Corona.

Pero Sampson Gideon no será el único "convertido", muchos siguen su ejemplo, además afluyen hacia Inglaterra los "marranos" de España y Portugal.
Según dice el judío Luciano Wolf, estos marranos se propagaron progresivamente por toda Europa, penetrando simuladamente en los países, ciudades y corporaciones cristianas, incluso en las que estaban vigiladas por la Iglesia celosamente para impedir la infiltración de heterodoxos, pero pese a todo, fundaron la moderna grey anglo-judía.

La infiltración en Inglaterra creció, y alcanzó la aristocracia. "El Tesorero Mayor del Reino en el Gobierno de Gladstone: H.C.F. Childers, era descendiente de Sampson Gideon".
Otro judío Pelegrín Treves, a mediados del XVIII aparece, también, como fundador de una de las familias nobles "inglesas" más conocida. El hijo de Treves se bautizó Lord Domington. Luego Lord Loundoun y la Duquesa de Norfolk son descendientes de Pelegrin.
Lord Huhgton y el Marqués de Crewe descienden del acaudalado sefardita José da Costa Totteridge.
Otro sefardita de la época: Moisés Méndez, fue progenitor de Earl of Carnavon.
John Braham judío cantor de la corte hannoveriana tiene entre sus descendientes a Lord Carlingford.
Los descendientes del sefardita Jacob Israel Bernal se infiltraron en la familia del Duque de Saint Albans, en la de Lord Landsdowne, en la de Lord Cavendish, el a de Lord Palniel y en al de Lord Cranbourne.
En la misma época de infiltración sistemática del judaísmo sefardita en la nobleza inglesa, vemos ya, abriéndose paso por todos los medios a los antepasados de Benjamín Disraeli (Earl of Meath).
Los sefarditas López se hallaban emparentados con Lord Churston, Lord Ludlow y Lord Bledislow.
Los descendientes sefardíes de del Dr. Samuel Salomón, se hallan muy emparentados con la nobleza inglesa.
Etc. etc. etc.

Para no extender más la lista citaremos algunos otros nombres de los más principales, según el historiador inglés Hilaire Belloc: "tenían lugar gran número de enlaces matrimoniales entre las antiguas familias terratenientes nobles y las de los acaudalados comerciantes judíos. Dos generaciones después, a inicios del XX, las familias terratenientes sin sangre judía eran una excepción.

Durante el XIX se reforzó el dominio judío sobre Inglaterra. El papel de Sampson Gideon pasó, desde 1813, a otro banquero, Nataniel Rothschild, dueño de las finanzas inglesas (The City) mientras que sus hermanos lo eran, simultáneamente, de las principales plazas europeas. Al punto que años después su madre, con razón, dirá: "habrá guerra si mis hijos quieren".

Nataniel mediante la crisis de 1813 "salvó" al gobierno inglés y adquirió una fortuna y crédito sin parangón. Su hijo el Barón Lionel fue elegido en 1847 diputado por Londres. Para poder ocupar el asiento en el Parlamento debía pronunciar la fórmula del juramento que contenía las palabras siguientes: "juro por la verdadera fe de un cristiano", Rothschild las omitió. Invitado a retirase, tomó asiento en el lugar reservado a los extranjeros".

Los judíos ya no necesitaban la farsa del bautismo, se sentían lo suficientemente dueños de Inglaterra como para imponer su voluntad en el Parlamento. Siete años después consiguieron que se eliminaran esas palabras de la fórmula y Lionel ocupó su lugar en el Parlamento.

Años después, los judíos fueron atraídos por las minas de oro y diamantes del Transvaal y al encontrar ciertas trabas por parte del presidente Kruger por lo que arrastraron a Inglaterra a una sucia y violenta guerra en la que empeñaron unos 500.000 soldados ingleses en una de sus más infames conquistas.
Si bien la reina Victoria nunca les perdonó esta guerra, su sucesor Eduardo VII se entregó completamente a ellos, mundano y pródigo en gastos, cayó presa de los financieros. Su banquero de confianza fue el judío Alfredo Cassel.
Otro ejemplo clásico fue Rufus Daniel Isaacs que escaló hasta los cargos más elevados de la nobleza y administrativos.

Como demuestra ampliamente Giuselher Wirsing en su obra: "Cien Familias Gobiernan el Imperio" Inglaterra se halla bajo el poder de una oligarquía plutocrática, estrechamente vinculada al Judaísmo por la sangre y los intereses financieros. Esa misma oligarquía es propietaria y dirige la opinión pública británica mediante un dominio absoluto en la prensa.

La London Express Newspaper es la editora de los periódicos más difundidos e influyentes como el Daily Express, está presidida por el judío Realph D. Blumenfeld.
La "Trade Union Congress y Osams Press" copropietaria del órgano laborista "Daily Herald" está en manos del judío Salter Elías, Par de Inglaterra en 1937 con el título de Lord Southwod.
Israel Moisés Stieff es copropietario del "Daily Mail".
Lord Burhan, hijo de Johannes Moisés Levi Lawson es dueño del "Daily Telegraph".
Otro judío Luciano Wolf dirige el GRaphic y el Daily Graphic.
Otro, Sir Alfred Mond, el Westminter Gazette
Bajo influencia judía están también el New Chronicle, el Daily Mirror y otros muchos períódicos y revistas de diversa índole (Crisol, 28 noviembre 1939, pg. 29 artículo: "La Prensa Inglesa").

Con razón decía altaneramente el Coronel Nathan, diputado judío en el Parlamento inglés: "si se derrumba Sión no lo hará sola, sino que arrastrará consigo al Imperio Británico", lo que no dijo fue que el día que a Sión le estorbe el Imperio Británico, dejará que se derrumbe. Esto lo insinuó otro judío, el comunista Eberlin: "el judío se apoderará de Palestina únicamente después de la caída del imperialismo inglés".



SERIE EL ANTICRISTO:

1ª Parte:   http://accionjuvenil.espanaforo.com/t6543-serie-el-anticristo-1-parte-genesis-e-inicios

2ª Parte:   http://accionjuvenil.espanaforo.com/t6544-serie-el-anticristo-2-parte-judaismo-masoneria-y-la-reform

4ª Parte: http://accionjuvenil.espanaforo.com/t6549-serie-el-anticristo-4-parte-la-caida-de-francia
Volver arriba Ir abajo
 
Serie EL ANTICRISTO (3ª Parte) : La Caída de Inglaterra
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Philadelphia Phillips MLB 2008 World Serie Cdampions
» ¿Qué es lo que aparece en la parte superior de la web?
» La serie estrella de TV3 emite las siglas del PP en una diana
» busco paragolpes delantero y trasero de serie
» Las sumas no remunerativas más cerca de formar parte del salario

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial del MCE.AJE :: Principal-
Cambiar a: