Foro oficial del MCE.AJE


 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Serie EL ANTICRISTO (9ª Parte) Hacia la Religión Humanitaria

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
ascuas
CAMARADA CAMISA NUEVA
CAMARADA CAMISA NUEVA
avatar

Cantidad de envíos : 153
Localización : España
Fecha de inscripción : 28/06/2013

MensajeTema: Serie EL ANTICRISTO (9ª Parte) Hacia la Religión Humanitaria   Vie 15 Nov - 2:52:39

HACIA LA RELIGIÓN HUMANITARIA
Aunque el Judaísmo fracasó en su intento de conquistar la Iglesia mediante la Alta Venta, aprovechó la experiencia, y aunque no consiguió conquistar un Papa como pretendía, sí pudo, en cambio, conquistar muchos católicos.

Comprendió que obtendría mejores resultados no haciendo la revolución contra la Iglesia, ni siquiera exclusivamente en la Iglesia, sino haciendo una revolución religiosa general creando una nueva religión, una religión amplia en la que tuvieran cabida todas las demás, Catolicismo inclusive, pero bajo un común denominador liberal y humanitario que conservando su nombre y forma lo despojase de su Verdad y su Vida que es Cristo, el Dios hecho hombre, para reemplazarlo por el Hombre hecho dios.

Con esta misión (y fines políticos) el judío Isaac Adolfo Cremiexu, Gran Maestre de la Masonería y una de las principales figuras de la democracia francesa fundó en julio de 1860 la Alianza Israelita Universal.
Su programa era: "el aniquilamiento del error y del fanatismo y la unión de la sociedad humana en una fraternidad sólida y fiel" (Delassus en La Conjuration Antichrétienne)

¿Cómo se proponía la Alianza realizarlo?
Su propio fundador lo explica en la Asamblea inaugural: "tal como Jesús ha substituido su autoridad a la de los dioses establecidos y ha encontrado su más alta manifestación en el seno de Roma; tal un Mesianismo de nuevos días debe salir a la luz y desenvolverse; tal una Jerusalén de nuevo orden, santamente asentada entre el Oriente y el Occidente, debe substituirse a la doble ciudad de los Césares y de los Papas" (Archives Israelitas, T. XXXV, pgs. 600, 651, año 1861).

Y "el Mesianismo de nuevos días" que sustituya a la ciudad de los Césares, es la República Universal. Mientras que el "que debe sustituir a la ciudad de los Papas", es un Judaísmo transformado y convertido en la religión de todos los pueblos gobernados por él mediante la Convención de esa República Universal judaica.

Era necesario que el Judaísmo tomase la iniciativa de la revolución religiosa, y la tomó. Dentro del mismo, y frente al viejo judaísmo ortodoxo, comenzó a operarse una transformación, en la que tuvo parte activa la Alianza Israelita Universal, así el judaísmo rabínico empezó a transformarse en un racionalismo religioso.

Gougenot des Mousseaux ha estudiado esta transformación en su obra "Les Juifs, le judamisme et la judaisation des peubles crhetiens", los propios Archivos Israelitas nos ilustran de ellas:
"Nosotros queremos marchar. No podríamos subsistir en un statu quo beato e ininteligente, del cual existen aún corifeos. La inmovilidad no es, en este momento sobre todo, el derecho ni la conveniencia de nadie. Unir el pasado al presente de manera a preparar el porvenir por útiles reformas hechas al caso, es el secreto dela duración para nuestras creencias. Después de medio siglo, a pesar de los gritos y protestas de lo que se titula ortodoxia, se han realizado gran número de cambios ventajosos tachados al principio de subversivos y de impíos; y aún no estamos al fin de esta fecunda transformación". (Archives Israelites, T XIX, pg. 835, año 1866).

"Una religión no es, a nuestros ojos, ni una moral inflexible ni una materia inerte que se presta a incesantes experiencias; es un ser viviente, perfectible, teniendo en el pasado raíces que no es necesario cortar, y reservándose con una lentitud necesaria" (Idem. T XX, pg. 879, año 1866).

¿Qué se proponía el Judaísmo con esta transformación?
Adecuar su religión a su porvenir de dominio universal. Los propios judíos lo confiesan. Con la elección del Gran Rabino de Francia en 1868, como hubiese dos candidatos ortodoxo uno y progresista el otro, los "Archives Israelites" se pronunciaron por el segundo: "Toda candidatura que nos reconduzca al antiguo sistema de estrecha casuística y que pretenda inmovilizar los errores talmúdicos, seria un obstáculo para el porvenir del Judaísmo y debe ser desechada" (Idem. T XII, pg. 533, año 1869).

Y ¿En qué forma el Judaísmo "progresista" pretende amoldarse al plan judío de dominio universal?:
Abriéndose a todos los hombres y a todas las creencias, constituyendo el "Mesianismo de nuestros días" en el orden religioso, como la República Universal lo es en el orden político.

Sigamos con los Archives Israelites: "Nuestras observancias anticuadas impiden al Judaísmo hacerse aceptar y nos hacen carecer del proselitismo que debemos ejercer" (Idem. T X, pg. 448, año 1867).
"Cada uno siguiendo su conciencia, conservará las prácticas del culto rendido al Dios único e inmaterial, o las reformará de acuerdo a los principios de un israelitismo liberal y humanitario. Gracias a la amplitud de esta libertad práctica, el progreso vendrá y la religión universal resurgirá sin que alguna conciencia haya sido turbada" (Idem. T III. pgs. 118/9, año 1868).
"Y como al fin han llegado los tiempos en que los hechos se encargan de responder a las palabras, el más vasto, el más maravilloso de los templos, un templo cuyas piedras son vivientes y dotadas de pensamiento, se eleva para recibir en su elástico recinto, bajo el estandarte por siempre sagrado de la razón y de la filosofía, todo aquello que el género humano encierra en su seo de generoso, de hostil al misterio y a la ignorancia, de verdaderos hijos de la luz y de la libertad. Este templo abrigará en su interior la religión judía, que sobrevive a todo y que nada conmueve, religión amplia y digna de la humanidad entera
" (Idem. T. XXIV, pg. 1074, año 1866).

De estas citas surge, evidente, el PLAN JUDÍO: la CONQUISTA de TODAS LAS RELIGIONES, absorbidas de un Israelitismo Liberal y Humanitario.

Desde muchos años antes de lanzarse a esa conquista, el Judaísmo, que la tenía prevista, había intentado preparar al Cristianismo para ella.

Ya en el XVII, un misterioso personaje que actuaba bajo el pseudónimo de Ireneo Filaleta, predicó en Francia, Inglaterra, Holanda y EEUU una "nueva religión humanitaria" que debía establecerse próximamente en el mundo.
Sus escritos -dice Claudio Jannet- tenían un tinte judaíco muy pronunciado (Delassus, ob. cit. T II, pg. 643).

Un siglo después, el filosofismo (Voltaire se inició en la logia de los Filaletas) comenzó a poner el plan en ejecución. "Se emplean dos máximas que, después de un siglo, no han perdido nada de su prestigio:
- Todas las religiones son buenas;
- los judíos son hombres como los demás.
La 1ª tiene por finalidad rebajar el Cristianismo. La 2ª elevar a los judíos. Ambas preparan el terreno para la religión humanitaria
" (Joseph Lemann en "L'entrés des Israelites dans la societeé et les Etats chretiéns, d'aprés des documents nouveaux" Cap. XV).

La Revolución "francesa" al equiparar las religiones y emancipar a los judíos, llevó a la práctica la prédica enciclopedista.

Otras tentativas en ese sentido son la de Alemania cuando en 1831 una asociación de judíos y cristianos cuyo fin era fundar la civilización religiosa, moral y social de los israelitas.
Alemania fue campo propicio para la religión humanitaria, desde donde se extendió a Francia.
"Inaugurada por la sabia y especulativa Alemania -decía en 1869 el "Univers Israelite" la renovación de los estudios teológicos se aclimata en Francia, país que gracias a su espíritu generalizador y expansivo, puede ser llamado a hacer, por la síntesis religiosa, lo que hizo un día por la reconstitución civil y política del mundo.
Y todo israelita debe experimentar el deseo de cooperar a esta obra, en la que están empeñados nuestros más sagrados intereses" (Univers Israelites, T V, pg. 223, año 1869) en una clara alusión al catolicismo liberal que emponzoñaba a Francia desde Lamennais.

Pero donde mejor abonado encontró el terreno el humanitarismo fue en EEUU. La religión puritana, de neto color judaico, está en al cuna misma del protestantismo americano. La primera iglesia protestante establecida en América fue la de Plymouth, pertenecía a una secta puritana fundada en Holanda por separatistas ingleses y denominada Iglesia de Leyde, su historia podría sintetizarse como "un esfuerzo hacia una mayor tolerancia para lograr una mayor solidaridad" y ese espíritu fue conquistando poco a poco a todas las sectas protestantes americanas y dio origen a lo que se ha denominado AMERICANISMO.

En sentido restringido se conocen por Americanismo los errores de Isaac Hecker y del Abate Klein, condenados por León XIII (1899). Pero en realidad no fue más que la infiltración e el Catolicismo de un movimiento más vasto.
Henry Bargy, en su obra: "La religion dans la societé aux Etats Unis" resume el espíritu de ese movimiento como sigue: "Todas las Iglesias de los EEUU, protestantes, católicas, judías e independientes, tienen algo de común. Son más vecinas entre sí que con su Iglesia madre de Europa; y la reunión de todas las religiones de América forma lo que puede llamarse la religión americana"

Y añade que los norteamericanos ven venir la salvación de la tierra "en la evolución religiosa que se hace sentir en los EEUU, y que prepara una religión de la humanidad donde vendrían a confundirse todas las religiones existentes"

Pero según Bargy a este mesianismo yanqui se superpone siempre un mesianismo judío.

"La República de los EEUU es, en el pensamiento de los judíos de América, la Jerusalen futura ... El norteamericano cree a su nación la elegida de Dios ... En esta confianza patriótica los judíos han reconocido la suya. Su orgullo nacional ha venido a apoyarse sobre el de sus nuevos compatriotas. Tanto unos como otros esperan de su raza la salvación de la tierra" (Delassus, ob. cit. T II, pgs. 649/55).

Manifestaciones del espíritu americanista fueron el Unitarismo (con un solo dogma: la indiferencia ante los dogmas) y el Trascendentalismo que pretendió reconciliar el espíritu evangélico y el racionalista, subordinados a la acción social.
Tras haber influido poderosamente en el espíritu norteamericano vinieron a concretarse en varias agrupaciones como:
- Society for Ethical Culture, prototipo de iglesia sin dogmas, fundada por el judío Félix Adler.
- Los Pensadores fundada por otro judío.
- la Asociación Cristiana de Jóvenes y
- el Rotary Internacional.
Agrupaciones extendidas por Europa y el resto del mundo a finales del XX preparando el camino a la religión humanitaria e incluso se infiltraron en el Catolicismo.
Es bien conocida la insidiosa propaganda de la Asociación Cristiana de Jóvenes (ver artículo: La campaña protestante en la América Latina cuenta con poderosos medios, del P. Jusé Solari en "El Pueblo", 19 de enero 1944).
Su vinculación con el movimiento católico humanitarista de "Le Sillon" está probada y muchos de sus secretarios son redactores de L'eveil democratique y otras publicaciones sillonistas (Delassus, ob. cit. T II, pgs 662/3).

Actualmente el mundo está "maduro" para la religión humanitaria. Todo la favorece:
· sentimientalismo humanitario en boga.
· los sucesivos triunfos del Judaísmo.
· predominio de las naciones protestantes.
· el materialismo comunista.
· desprecio por todo dogma y autoridad religiosa.
· tendencia cada vez mayor hacia la centralización política y laica del mundo.
Su espíritu aparece en todas partes, e inspiró al presidente Truman cuando hace un llamado a las Iglesias Protestantes, Católica y a la Sinagoga Judía para que "enlazados por la unidad norteamericana de la fraternidad" renueven su fe religiosa" (La Razón, 6 marzo 1946, pg. 1).

Dentro del mismo Catolicismo retoñan con redoblado vigor las tendencias que bajo el nombre de Cristo, pretenden reemplazar su Reino (que ahora suena demasiado totalitariamente) por el de la Libertad y la Democracia.

A ninguna otra cosa conduce el espíritu "humanitario" latente en la ciudad fraternal de Maritain, que nos llevaría no a aquella unidad por la que Cristo rogó al Padre la noche de su Pasión, sino a otra unidad, perteneciente a aquel mundo por el que Cristo, esa misma noche, no quiso rogar.

Ante el auge de tan peligroso error, no podemos menos que recordar las palabras que arrancó, en sus comienzos, a Blanc de Saint Bonnet: "Cada edad tiene su herejía; pero ahora se destruye el fondo mismo del Cristianismo y se le deja el nombre. El alma experimenta un escalofrío. El enemigo del género humano ha encontrado un error qeu lleva el nombre de la Verdad, y que es capaz de acelerar el fin de los tiempos".
Volver arriba Ir abajo
 
Serie EL ANTICRISTO (9ª Parte) Hacia la Religión Humanitaria
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Fernando Álvarez, Mr Mundo Puerto Rico 2016, parte hacia Londres el Jueves
» Philadelphia Phillips MLB 2008 World Serie Cdampions
» ¿Qué es lo que aparece en la parte superior de la web?
» La serie estrella de TV3 emite las siglas del PP en una diana
» Anfiteatro Romano

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial del MCE.AJE :: Principal-
Cambiar a: