Foro oficial del MCE.AJE


 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Serie EL ANTICRISTO (11ª Parte) Hacia el Comunismo Universal

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
ascuas
CAMARADA CAMISA NUEVA
CAMARADA CAMISA NUEVA
avatar

Cantidad de envíos : 153
Localización : España
Fecha de inscripción : 28/06/2013

MensajeTema: Serie EL ANTICRISTO (11ª Parte) Hacia el Comunismo Universal   Sáb 23 Nov - 23:15:20

HACIA EL COMUNISMO UNIVERSAL
Rusia, donde una aristocracia tenía a raya a los judíos y había declarado ilegal la Masonería, concitaba todo el odio del Poder Oculto. Por ello fue condenada a la extinción de su dinastía y a transformarse en cuartel general de la REVOLUCIÓN COMUNISTA.

La agitación revolucionaria en Rusia,fomentada por el capital judío y en la que participan activamente israelitas, es muy anterior a 1918. Ya en 1881 condujo al asesinato del Zar Alejandro II. Luego se intensifica en 1897 con la creación de la "Unión General Judía Obrera", más conocida por el "Bund Judío" que, solo en el primer año de su existencia, organizó 315 huelgas.

El primer golpe serio de los judíos al régimen zarista fue la guerra ruso japonesa. "El banquero judío Jacob Schiff apoyó financieramente al Japón en su guerra contra Rusia y además facilitó el dinero con cuya ayuda se infiltraron en las almas de los prisioneros de guerra rusos en los campamentos japoneses las ideas disolventes, que ahora son de dominio universal bajo la forma del bolchevismo" (Henry Ford en el Judío Internacional, pg. 405).

Nicolás II se vio obligado a enviar a EEUU al conde Witte, casado con una judía y vinculado a banqueros y masones, con el objeto de negociar una paz que señaló el comienzo de la decadencia de Rusia.

Durante los años 1905 y 1906 se produce, bajo la dirección del Bund Judío, una serie de huelgas, motines y asesinatos. Jacobo de Jaas, en el periódico sionista "Macabeos" (noviembre 1905) llama jantanciosamente a ese movimiento "la Revolución Judía", denominación cuya exactitud prueba, ampliamente, el escritor ruso Schmakow en su libro "Libertad y Judíos".
Fueron sus propios excesos los que les llevan al fracaso e incluso al "progrom". Triunfa la reacción y gobierna Stalypin, pero es asesinado en 1911 por el judío masón Bagrow.

En 1913, Rusia estaba condenada. Con motivo de realizarse en Kiev un proceso contra el judío Mendel Beilis, acusado de asesinato ritual en la persona de un niño cristiano, el periódico israelita "Hammer" de Viena expresaba lo siguiente: "nosotros demostraremos en Kiew, para todo el mundo, que con el Judaísmo no se puede jugar. Si el Judaísmo, por conveniencia de táctica, ocultaba antes el hecho de que está al frente de la revolución en Rusia, ahora, después del proceso de Kiew, para nosotros no hay necesidad de mantener esa táctica. El final del proceso no tiene ninguna importancia, porque para el gobierno ruso ya no hay salvación posible. Esa es la decisión del Judaísmo, y así será" (Hammer, nº 274, octubre 1913, pg. 613)

Cuatro años más tarde, esa decisión era cumplida. El medio indirecto fue la IGM. La campaña de Rusia, favorable a los alemanes, fue aprovechada por los revolucionarios. El 9 de marzo de 1917 surgen los primeros chispazos, el 13 se sublevan las tropas de San Petesburgo y el 15, Nicolás II abdica. Se constituye un gobierno provisional presidido por el masón Príncipe Lwoff, que al poco tiempo es reemplazado por el judío masón Aarón Kirbiz, de alias Kerensky. Fue una etapa de transición.

En octubre, Lenin y su séquito de judíos se apoderaban, definitivamente, del gobierno. El 17 de julio de 1918, en Ekaterimburgo, y a una orden del judío Swerdloff, otro judío: Yourowsky, asesina al Zar, a su esposa, a sus hijos, a su médico y a sus servidores. Los demás miembros de la familia imperial serán asesinados la noche siguiente.
Los Grandes Duques Mikhailovitch, Constantinovitch, Constantino Constantinovitch, Igor Constantinovitch, Wladimir Paley y la Gran Duquesa Isabel Feodorowna son arrojadas al fondo de un pozo en Alapaiewsh (Siberia).
El Gran Duque Miguel Alejandrowitch es asesinado con toda su comitiva en Perm.

Tan solo cuatro años después, en 1923, la revolución "rusa" había asesinado a 28 obispos, 1.219 sacerdotes, 6.000 profesores y maestros, 9.000 doctores, 54.000 oficiales, 260.000 soldados, 7.000 policías, 12.950 propietarios, 355.250 intelectuales y profesionales, 193.290 obreros y unos 815.000 campesinos (Leon de Poncins en Las Fuerzas Secretas de la Revolución, pg. 164)

Escuetamente esos fueron los hechos. Veamos ahora la intrahistoria: sus CAUSAS OCULTAS.

En 1922, "La Revue de París" (nº 11 y 12) publica las "Memorias de la Princesa Paley, viuda del Gran Duque Pablo Alejandrowitch. Allí explica con toda claridad cómo la Embajada Británica en Petrogrado fue el centro de la propaganda revolucionaria. Se recuerda que el ministro inglés del Trabajo, Shaw, cometió la indiscrecion de decir, en un discurso, que Lloyd George había arrojado millones de libras esterlinas para encender la guerra civil en Rusia; y mencionaba también las palabras de este último al recibir la noticia de la caída del Zar: "uno de los objetos de la guerra para Inglaterra ya está realizado" como deseaban la Inglaterra masónica de Lloyd George y judía de su secretario Sasoon Rothschild.

Aunque significativo ese antecedente no es el más importante, hay otro, que prueba documentalmente la directa intervención judía, es un memorandum del Servicio Secreto de los EEUU, transmitido en 1919 por el Alto Comisario francés en esa nación y por éste, a su vez, al gobierno de Francia, decía:

"I.-
En febrero de 1916, se supo por primera vez que en Rusia se estaba fomentando una revolución. Se descubrió que las personas y firmas que se mencionan estaban comprometidas en esta obra de destrucción:
1.- banquero judío Jacob Schiff.
2.- banca judía Kuhn&Loeb y Cía: dirección: Jacob Schiff, Félix Warburg, Otto Kahn, Mortimer Schiff, Jerónimo H. Hanauer (todos judíos).
3.- Guggenheim, judío.
4.- Max Breitung, judío.

No hay, pues, casi duda de que la revolución rusa, que estalló un año después de la información precedente, fue iniciada, promovida y financiada por influencias claramente judías. Y en efecto, en abril de 1917, Jacob Schiff hizo una declaración pública, en la que decía que gracias a su apoyo financiero había podido triunfar la revolución rusa.

II.-
En la primavera de 1917, Jacob Schiff comenzó a comanditar a Trotsky (judío) para que hiciera la revolución social en Rusia. En el diario bolchevique de New York, Forward, se cotizó también con el mismo objeto.

Desde Estocolmo, el judío Max Warburg habilitaba, igualmente a Trotsky y Cía; y lo mismo hacían el Sindicato Westfaliano Renano, importante consorcio judío, el judío Olef Aschberg del Nye Banken de Estocomo, y Yivotowsky, un judío con cuya hija estaba casado Trotsky.
Así se establecieron las relaciones entre los multimillonarios judíos y los judíos proletarios.

III.-
En octubre de 1917, se verificó la revolución social en Rusia, y gracias a ella, ciertas organizaciones de Soviets tomaron la dirección del pueblo ruso. En estos soviets se destacaron los nombres que consignamos:
Apodo Nombre Auténtico Nacionalidad
Lenin Ulianof Ruso
Trotsky Bronstein Judío
Steklof Najamkes Judío
Martof Zederbaum Judío
Zinovief Apfelbaum Judío
Kamenev Rosenfeld Judío
Sujanof Gimel Judío
etc. etc. etc.

Nota: hay otros libros que documentan bien este hecho. Uno en PDF colgado, libremente, en la Red es:
Maurice Pinay - Los Judíos- El motor secreto tras el comunismo


IV.-
Al mismo tiempo, un banquero judío Paul Warburg, demostraba tener relaciones tan estrechas con los personajes bolcheviques, que no fue reelegido en la Federal Reserve Board.

Nota. hace tiempo edité un post sobre el Federal Reserve:
Pero ¿Qué es el Federal Reserve Board?

V.-
Entre los amigos íntimos de Jacob Schiff, estaba el rabino Judas Magnes, que era amigo devoto y agente incondicional de Schiff. El rabino Magnes es un enérgico dirigente del Judaísmo Internacional; el judío Jacob Milikof declaró que Magnes era un profeta.

A principios de 1917, este profeta judío estableció la primera asociación verdaderamente bolchevique en ese país, bajo el nombre de Consejo del Pueblo. El peligro de esta asociación se reveló más tarde. El 24 de octubre de 1918, el rabino Judas Magnes declaró, públicamente, que era bolchevista y que estaba en completo acuerdo con su doctrina y su ideal. Esta declaración la hizo en una reunión del Comité Judío de EEUU, en New York.
Jacob Schiff condenó las ideas de Judas Magnes, y éste, para engañar a la opinión pública, abandonó el Comité Judío de EEUU, pero Schiff y Magnes quedaron en perfecta armonía como miembros del Consejo de Administración de la Kehilla (Kahal) judía.

VI.-
Judas Magnes, por otra parte, está en relaciones estrechas con la organización sionista universal Poale, de la que fue director. Su fin último es establecer la supremacía internacional del partido laborista judío, y una vez más se ve la unión entre judíos archimillonarios y proletarios.

VII.-
... (se refiere a la revolución alemana de 1919).

VIII.-
Si tenemos en cuenta el hecho de que la firma judía Kuhn&Loeb y Cía, está en relaciones con:
- el Sindicato Westfaliano Renano, firma judía de Alemania.
- Lazard Freres, casa de banca judía, de París,
- Gunzburg, casa de banca judía de Petrogrado, Tokio y París.
Si advertimos que los precedentes negocios judíos mantienen estrechas relaciones con la casa judía Speyer y Cía, de Londres, New York y Francfort del Main. Lo mismo el Nye Banken, casa banca judía bolchevique de Estocolmo, comprobamos que el movimiento bolchevique en sí es, hasta cierto punto la expresión de un movimiento general judío y que determinadas casas bancarias judías están interesadas en la organización de este movimiento" (citado por Esteban J. Malanni en Comunismo y Judaísmo, pgs. 56/63).

Nota. hace tiempo edité un post sobre dicho informe de los servicios secretos (de otras fuentes distintas de las de este post)
Documentos Servicio Secreto EEUU: El Comunismo es apoyado por la Alta Finanza Internacional Judía

Este documento de fuente insospechable arroja luz sobre los verdaderos autores y ejecutores del mayor crimen de los tiempos modernos. Crimen universal, porque la Revolución judeo másonica comunista no debía concretarse únicamente a Rusia.

Alemania hubo de ser la segunda víctima. Como en Rusia, el Poder Oculto procedió por etapas. La primera masónica y socialdemócrata: "desde el 25 de enero de 1918 preparamos metódicamente la revolución. El partido socialdemócrata y la Masonería habían vito que las grandes huelgas no llevan a la revolución, sino que es menester para eso adoptar otras medidas. El trabajo dio sus frutos. Organizamos la deserción en el frente; proveímos a los desertores de dinero, hojas de propaganda y documentación falsa, haciendo un llamamiento a la deserción; enviamos a los maestros en todas direcciones, principalmente al frente, para que pudiese ganarse a los soldados y desmembrar el ejército, aconsejando a los soldados que se pasasen al enemigo, y de ese modo conseguir la ruina completa con toda seguridad" (dicho por Vater según cita Leon de Poncins, ob. cit. pg. 98).

Triunfante la revolución el gobierno pasó a manos de un gabinete de 6 miembros, en el que predominó de manera aplastante la influencia judía Haase y Landsberg, secundados por una camarilla de judíos: Schiffer, Kautsky, Kohn, Herzfeld, Bernstein, Preuss; Freund, Max Cohen, y otros.

El 5 de enero de 1919 estalla en Berlín la revolución espartaquista (comunista) dirigida por los judíos Carlos Liebknetch y Rosa Luxemburg (Rosalía Lubeck).
El movimiento se extiende a toda Alemania, alcanzando su culminación en Baviera, donde lo dirigen Eisner, Max Lowemberg, Rosenfeld, Wollheim, Max Rothschild, Arnold, Kranold, Rosenhek, Birnbaum, Reis, y Kaisser. Todos Judíos y masones.

A su vez Rusia envía otros dirigentes, también judíos. Se establece en Munich una tiranía sangrienta, caracterizado por el fusilamiento en masa de rehenes. Los mismos excesos provocan violentas reacciones y la revolución es derrotada. Entonces los judíos desaparecen en parte de la acción política visible; pero continúan manteniendo su control sobre los resortes estratégicos, como hacienda y los mass media.

Poco después le tocaría el turno a Hungría. Disuelto el Imperio Austro-húngaro, gobierna el Conde Karolyi. La Masonería lo apoya. Una declaración de la Gran Logia de Budapest (2 de noviembre 1918) afirma: "el gobierno que ocupa el poder en la actualidad, intenta poner en práctica las mimas ideas que nosotros. Muchos de nuestros hermanos son miembros del gobierno (al menos seis lo eran), y ello es una garantía de que Hungría revolucionaria adoptará las reformas más radicales" (citado por Leon de Poncins, ob. cit. pgs. 86/7).

Ante ciertas dificultades de orden internacional, el Conde Karolyi renuncia, dirigiendo antes un llamamiento al proletariado universal, que significaba lisa y llanamente una invitación a los comunistas para apoderarse del gobierno. Y así lo hacen el 22 de mayo de 1919. Se instaura un Consejo de 26 Comisarios del Pueblo, de los que 18 eran judíos. Proporción absurda en un país de 22 millones de habitantes en el que solo uno y medio eran judíos.
El jefe virtual del gobierno y ministro de relaciones exteriores es judío y masón: Bela Kun (Aarón Kohen) que ejerce el poder durante 133 días ejerciendo una de las tiranías más sangrientas de la historia.

El judío Szamuely recorre Hungría en el "tren de la muerte" que se detenía en las poblaciones rurales y allí los comités locales conducían a los blancos a los coches. El jefe del "tren de la muerte" los juzgaba después de un simulacro de interrogatorio y decretaba enseguida la sentencia. Los infortunados eran muertos a bayonetazos y arrojados del tren, que marchaba entre una orgía de sangre y de "champagne" a gran velocidad, cruzando los campos desiertos por el terror. En algunas estaciones Szamuely descendía del tren y, rodeado de comunistas, -decían que aquello era un tribunal- ordenaba ahoracar a numerosos desdichados" (Ferrari Billoch en Entre Masones y Marxistas)

Había multitud de verdugos, otro grupo: los hijos de Lenin, actuaban por su cuenta, en su mayoría eran judíos.

Con significativa simultaneidad la ola revolucionaria se extiende por el mundo.
En 1918 es asesinado el presidente de Portugal: Sidonio Paes por dos agentes del carbonarismo (Bainville en Los Dictadores, pg. 166).

El mismo año estalla la revolución en Finlandia.

En 1919 le toca el turno a Austria.

Durante este año y el siguiente hay graves disturbios en Holanda.

En 1920 reina la anarquía en Italia y los comunistas se apoderan de las fábricas.

Ese año la Rusia bolchevique invade Polonia llegando hasta Varsovia.

De 1920 a 1923 el terrorismo impera en España, donde son asesinados el gobernador de Barcelona, Conde de Salvatierra, el Arzobispo de Zaragoza, Cardenal Soldevilla, y el Presidente del Consejo de Ministros, Eduardo Dato (Mauricio Karl en Asesinos de España, pgs. 49/59).

La resaca de la ola comunista llega hasta Argentina. En 1919 estalla en Buenos Aires la huelga revolucionaria conocida por "semana trágica" de sus 14 dirigentes, 13 son judíos, comenzando por el jefe: Pedro Valekovsky.

Para centralizar el plan revolucionario, Lenin y los judíos que le rodean crean en 1919 la Tercera Internacional, cuyo fin confesado era provocar la revolución mundial.
El judío Apfelbaum Radomylsky (Zinovief) presidente de la nueva organización, declaró en el primer número de la "Internacional Comunista" que: "en un año, toda Europa habrá proclamado la República de los Soviets" (José Bullejos en Europa entre dos guerras, pg. 36).

Durante la lucha entre polacos y bolcheviques, fue muerto un oficial judío llamado Zunder, comandante del 11º Batallón de Tiradores del Ejército Rojo. En su cartera se encontró el siguiente documento fechado en diciembre 1919 y proveniente del Comité Central de la Sección de San Petesburgo de la Liga Internacional Israelita.
Puede considerarse la síntesis del pensamiento judío en ese momento decisivo, dice:
"¡Hijos de Israel! la hora de nuestra suprema victoria se aproxima. Estamos en el umbral del dominio del universo. Lo que antes era del dominio de nuestros sueños está a punto de realizarse. De débiles e impotentes que éramos, la catástrofe mundial nos ha hecho fuertes, y gracias a ella, podemos levantar la cabeza con orgullo.
A pesar de todo, debemos ser prudentes. Se puede profetizar con seguridad que, después de haber andado sobre las ruinas y de haber derrumbado altares y tronos, proseguiremos nuestro avance por el camino señalado.
La autoridad de la extraña religión y de las doctrinas que hemos propagado con tanto éxito, está expuesta a críticas violentas y a burlas. Hemos conmovido la cultura, la civilización, las tradiciones y los tronos de las naciones cristianas. Hemos hecho todo para someter al pueblo ruso al yugo del poder judío y finalmente, lo hemos arrodillado ante nosotros.
En cuanto a él, nuestra victoria está casi concluida; sin embargo es necesario ser muy prudentes, porque la Rusia oprimida es nuestra grande enemiga. La victoria alcanzada gracias a nuestra superioridad intelectual, puede volverse contra nosotros en una nueva generación.
Rusia está conquistada y clavada al suelo; agoniza bajo nuestro pie, pero no olvidéis, ni por un instante, que es necesario estar atentos y prudentes. La preocupación sagrada de nuestra seguridad no nos permite practicar ni la piedad ni el perdón. Es una necesidad mantener al pueblo ruso en la miseria y en las lágrimas. Apoderándonos de sus propiedades y de su oro, lo hemos reducido a la esclavitud.
Seamos prudentes y silenciosos. No tengamos piedad para nuestro enemigo. Debemos concluir con los mejores elementos del pueblo ruso para que el país no pueda encontrar ni jefes ni dirigentes.
Le quitaremos así toda posibilidad de resistir a nuestro poder. Debemos provocar los odios entre los obreros y los aldeanos. La guerra, la lucha de clases, destruirán todos los tesoros de cultura de los pueblos cristianos.
Hijos de Israel, seamos prudentes y reservados. Nuestra victoria está próxima, porque nuestro poder político-económico,así como nuestra influencia sobre las masas, hacen rápidos progresos. Somos dueños de las finanzas y del oro,de los gobiernos y, por consiguiente, somos todopoderosos sobre las finanzas de los estados.
El poder está en nuestras manos, desconfiemos de los traidores y de los planes subterráneos.
Bronstein, Apfelbaum, Rosenfeld, Steinberg, son, entre otros muchos, verdaderos hijos de Israel. Nuestro poder en Rusia es sin límites. En las ciudades, los comisarios y las comisiones de víveres, de casas, etc. nos son adeptos. No os podéis embriagar por el triunfo. Sed prudentes y desconfiados, porque fuera de nosotros no debemos de contar con nadie.
Recordad que no podeos fiarnos del ejército rojo, que cualquier día puede volver sus armas contra cualquiera de nosotros. Hijos de Israel, la hora del triunfo sobre Rusia, tan largo tiempo esperada, ha llegado. Estrechad filas. Propagad la política nacional de nuestra raza. Combatid por nuestro ideal. Guardad santamente las viejas leyes que nos fueron legadas. Que nuestra inteligencia, nuestro genio, nos protejan y nos guíen" (citado por Roger Lambelin en El Peligro Judío en la Civilización Contemporánea, pgs. 114-116).

¿Qué fue, en síntesis, la REVOLUCIÓN COMUNISTA?
El progrom más grande de la historia, "progrom" de judíos contra cristianos tendente a implantar en el mundo, por la VIOLENCIA y el TERROR, el DOMINIO DE ISRAEL.
Volver arriba Ir abajo
 
Serie EL ANTICRISTO (11ª Parte) Hacia el Comunismo Universal
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Fernando Álvarez, Mr Mundo Puerto Rico 2016, parte hacia Londres el Jueves
» Fin del trayecto hacia ninguna parte: las mentiras al descubierto.
» Philadelphia Phillips MLB 2008 World Serie Cdampions
» EL MAUSOLEO LENNIN =====UN CHISTE QUE REPRESENTA LA MIERDA MITOLOGICA DEL COMUNISMO.
» ¿Qué es lo que aparece en la parte superior de la web?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial del MCE.AJE :: Principal-
Cambiar a: