Foro oficial del MCE.AJE


 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Serie EL ANTICRISTO (12ª Parte) La Reacción Nacionalista

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
ascuas
CAMARADA CAMISA NUEVA
CAMARADA CAMISA NUEVA
avatar

Cantidad de envíos : 153
Localización : España
Fecha de inscripción : 28/06/2013

MensajeTema: Serie EL ANTICRISTO (12ª Parte) La Reacción Nacionalista   Sáb 23 Nov - 23:21:11

LA REACCIÓN NACIONALISTA
En 1919 el Judaísmo estaba verdaderamente "en el umbral del dominio universal", no hay exageración en la afirmación. Sus planes se habían cumplido con precisión matemática.

Las fuerzas políticas y sociales de resistencia cristiana habían sido destruídas o lo estaban siendo. Solo quedaba, aislado, en un mundo hostil, alejado de la Conferencia de la Paz y de la Internacional laica de Ginebra, amenazado por las hordas rojas italianas, el Vaticano de Cristo en la tierra.

Pero hacía falta prudencia, como lo recomendaba la Liga Internacional Israelita. Y eso, precisamente, faltó. El Judaísmo cometió dos graves errores.
Primero:
Seguro ya del triunfo, se permitió el lujo de dividir sus fuerzas. Dos potencias económicas judías se disputaron el dominio mundial.
- la fracción "Ashkenazi" aglutinada alrededor de los Rothschild, de la social democracia y de la SdN, y
- la fracción "pollack" formada por la banca judeo germano americana y su creación más reciente: el COMUNISMO REVOLUCIONARIO.
A consecuencia de ello Rusia no ingresó en la SdN y EEUU se retiró de ella tras el Tratado de Versalles, lo que constituyó la primera crisis del organismo internacional.

Segundo:
Los judíos aparecieron demasiado en primer plano en las revoluciones comunistas y cometieron en ellas demasiadas atrocidades, todo lo cual significa una voz de alerta para el mundo cristiano. Y así fue que las reacciones no tardaron en aparecer.

Las primeras lo hicieron en aquellas naciones que más habían sufrido el yugo judeo-comunista.
En la misma Rusia, la resistencia contra el régimen bolchevique se hizo fuerte en Crimea, encabezada por el general Wrangel, durante 1920.
Pero Lloyd George exigió al jefe "blanco" la suspensión de toda lucha. Ante la negativa de Wrangel, los "representantes ingleses" fueron retirados de Crimea e Inglaterra obligó al gobierno polaco, entonces en guerra con los bolcheviques, a firmar la paz.
La Rusia comunista pudo así disponer de todas sus fuerzas contra Wrangel que hubo de abandonar Crimea, donde al año siguiente se ejerció la venganza judía roja del sanguinario Bela Kun que ametralló a más de 70.000 personas.

En Hungría que también había sufrido el TERROR JUDÍO, comienza a reaccionar en 1920. Las elecciones de representantes para la Asamblea Constituyente, son desfavorables al socialismo. Se publica una proclama, manifestando que Hungría sigue siendo Reino. Reunida la Asamblea, elige Regente al Almirante Nicolás Horthy. Y se dictan leyes de defensa social y nacional;se restringen las actividades del partido social democrático; se toman medidas contra la infiltración judía, llegándose a limitar el número de israelitas admisibles en la instrucción superior; y finalmente se disuelve la Masonería, se allanan sus locales y se ENCUENTRAN y PUBLICAN gran cantidad de documentos que PRUEBAN DEFINITIVAMENTE la influencia JUDAICA en la MASONERÍA (el 92% de los masones húngaros eran judíos) así como la implicación de ésta en la REVOLUCIÓN comunista húngara.

Tales medidas provocaron la reacción de la Masonería Internacional, así la revista masónica "Latomia" decía: "en tan apurada situación los hermanos húngaros volvieron sus ojos hacia las grandes logias norteamericanas. El resultado fue que como Hungría negociaba entonces un empréstito en Améica, recibió una negativa mientas no se restablecieran en Hungría las "instituciones de derecho", alusión a la prohibición de que los profanos pudieran colaborar en los mismos. Esto fue, naturalmente, rechazado por el Gran Maestre, y el empréstito fracasó "(Latomia, Leipzig 1º marzo de 1992, nº 23, pg. 31).

También se ejercen otras presiones masónicas sobre Hungría, aunque igualmente sin éxito. Finalmente, y ante una tentativa de restauracón del Rey Carlos, el Poder Oculto se resigna a reducir al mínimo sus exigencias.
Los gobiernos masónicos de Francia e Inglaterra logran que Hungría declare caducados los derechos de los Habsburgo al trono, después de los cual es admitida a la SdN.

También comienza a levantarse Austria. Las elecciones de 1920 dieron la mayoría a los católicos y se formó un gobierno presidido por Mayer, pero ante la negativa de apoyo económico por parte de Inglaterra y EEUU, debió dimitir. No obstante, dos años después se constituye otro gobierno católico, a cuyo frente se halla un sacerdote y gran estadista: Monseñor Seipel.
Hay diversas tentativas de acabar con él. En 1924 el obrero Jaworek atenta contra la vida de Seipel y logra herirlo, pero vuelve a hacerse cargo del gobierno dos años después.
Entonces en 1927 estalla una revolución social demócrata que incendia el Palacio de Justicia y comete numerosas depredaciones, pero logra sofocarse. En vista de ello la Komintern encomienda su caída al tristemente famoso Bela Kun pero será detenido en Viena en 1928 y devuelto a Rusia. Por entonces, ya había surgido una poderosa fuerza nacionalista organizada, la "Heimwehr" que mantenía a raya a los comunistas.

Monseñor Seipel renuncia en 1929; pero sus sucesores siguen la misma línea y en 1933 gobierna otro gran estadista católico: Engelbert Dollfus, que se posiciona, rotundamente, contra la democracia liberal y tiene por lema "Instaurar Austria en Cristo".
La Constitución de 1934 se dicta "en nombre de Dios Todopoderoso, de quien procede todo derecho" y establece un estado corporativo y cristiano.
Se celebra un concordato ejemplar con la Santa Sede. Contra viento y marea, Austria sigue fiel a su tradición católica y en el judaizado siglo XX, da al mundo un magnífico ejemplo de hacer reinar a Cristo en el corazón de Europa.

En 1926 Portugal había salido de la crisis en la que lo hundió el asesinato de Sidonio Paes, dándose un gobierno militar. En 1928 dicho gobierno se permite dar una bofetada a la SdN, rechazando su pretensión de controlar las finanzas portuguesas, exigida como requisito para conceder un empréstito.
Un profesor de la Universidad de Coimbra, Oliveira Salazar, fue llamado al Ministerio de Hacienda. Y no solo reorganizó la economía nacional, sino también el Estado, dándose una base corporativa y cristiana y prohibiendo la Masonería y las sociedades secretas.

España que había sufrido durante unas semanas el TERROR ROJO, especialmente en 1923, vio surgir ese mismo año al Dictador Primo de Rivera, que si bien no supo sacar de su padría todo lo que podía dar su magnifica tradición cristiana, la encauzó por varios años en el camino del orden y opuso durante años una valla a las pretensiones revolucionarias.

Pero estas reacciones adquieren verdadera importancia por su empuje, por la talla de sus dirigentes, por la mística nacionalista que despiertan y por la trascendencia que van a tener en los acontecimientos en Italia y Alemania.

En Italia aparece el FASCISMO, fundado por Mussolini el 23 de marzo de 1919. Durante la anarquía de 1919 al 1922, cuando los comunistas ocupan las fábricas, saquean los campos y atacan los cuarteles ante la dejadez del gobierno, el Fascismo opone la violencia del orden a la violencia del desorden. sus efectivos aumentan día a día. El 31 de julio de 1922, Mussolini dirige un ultimátum al gobierno intimándolo a concluir el desorden y advirtiendo que de no hacerlo, lo hará el Fascismo.
Y el Fascismo logró imponer el orden. Italia se había salvado de las garras judeo masónicas comunistas. Desde ese día el régimen parlamentario dejó de existir en la práctica, faltaba el golpe de gracia que dará Mussolini en su marcha sobre Roma.

El Fascismo encabezó la reacción contra el Poder Oculto durante varios años. Movimiento a la vez restaurador y renovador, respetó las instituciones tradicionales y les injertó las que requerían los tiempos modernos. Dictó leyes contra las sociedades secretas. Organizó el Estado corporativo. Reconoció la soberanía temporal de la Santa Sede, cortando así de un tajo el nudo gordiano de la cuestión romana.
Reconoció al Catolicismo como religión oficial. Restableció el caŕacter sacramental del matrimonio y la enseñanza religiosa. Y al liquidar, una tras otra, la Italia roja y liberal y masónica, dejó al descubierto la Italia clásica, la romana, e hizo de ella una gran potencia.
Hubiera sido deseable una Italia aún más íntimamente cristiana, sin resabios de la Italia pagana, sin cierta estatolatría cesarista. Pero en ello influyeron causas profundas, no imputables a un solo hombre. Probablemente la Italia fascista fue la mejor de las Italitas posibles en ese momento histórico.

En Alemania se produce el otro gran movimiento reaccionario. El 25 de febrero de 1920 se realiza en Munich la primera asamblea del NSDP (Partido Nacional Socialista Alemán). El 9 de noviembre de 1923, su jefe, Hitler, en complicidad con Ludendorff, intenta apoderarse del gobierno en Baviera y fracasa siendo encarcelado.
En mayor de 1934 se presenta por primera vez a las elecciones y obtiene 2 millones de votos. Hitler había logrado sintonizar la onda del pueblo alemán, que comenzaba a levantarse contra la República judaica de Weimar y contra la amenaza masónica comunista. Sin embargo, su ascensión es más lenta que la de Mussolini. Es en 1930 cuando da un gran paso hacia el triunfo, obteniendo 6,5 millones de votos. En las elecciones presidenciales de 1932 logra más de 13 millones. Al año siguiente, Hindemburg le hace Canciller del Reich. Y a la muerte del mariscal, en 1934, le sucede en el gobierno de Alemania.

Hitler ha sido la máxima expresión de la reacción antijudía. Fue el único estadista que vio el problema y tuvo la audacia de combatirlo, y la fuerza necesaria para hacerlo. Su error consistió en creer que basta oponer al RACISMO JUDÍO el RACISMO GERMANO, al ORGULLO judío el orgullo pagano, a la FUERZA DEL ORO LA FUERZA DEL HIERRO.

Olvidó que detrás de la raza, el orgullo, y de la fuerza judíos se esconde el espíritu del Anticristo. Y que a éste sólo se le puede vencer con el espíritu de Cristo.

Sea como fuere, con todos sus errores, en determinado momento Hitler encarnó a Europa, a esta Europa paganizada del XX, en su lucha contra el dominio de Israel.

El Judaísmo no permaneció inactivo ante la reacción nacionalista europea. contaba con su tradicional baluarte masónico: Inglaterra. Contaba con Francia ta sometida a la Masonería que bajo el famoso "Cartel" de 1924, ésta era el verdadero poder legislativo, contentándose el gobierno con oficializar sus resoluciones, como lo demuestra Michel, con abundantes documentos y ejemplos en su libro "La Dictadura de la Masonería en Francia" (ver Leon de Poncins en su obra Las Fuerzas Secretas de la Revolución, pgs. 56/60).
El Judaísmo contaba también con la SdN que pese a sus averías aún se mantenía a flote. Pero sobre todo contaba con la Internacional Comunista y su "Komintern" cuyos sucesivos fracasos para adueñarse de Europa no les habían impedido seguir siendo los amos en Rusia.

Y desde Rusia menudearon sus tentativas revolucionarias. En 1923 Alemania vuelve a ser agitada por turbulencias atroces.

Bulgaria sufre una sangrienta revolución que se repetirá en 1924. Y Estonia sufre la revolución. En 1925 se reaviva la agitación búlgara done una bomba mata 210 personas en la catedral de Sofía.

Se inicia en China la revolución comunista, que al año siguiente se transforma en la guerra del terror que produce 186.000 víctimas, sólo en Kiangsi.

En 1927 vuelve la revolución a Austria contra el gobierno de Seipel.

En 1928 los desórdenes están en Nicaragua, Sudán, Persia, y en la India, especialmente en Madrás y Calcuta. Hay revoluciones sangrientas en Colombia, mientras en Méjico bajo un gobierno masónico de izquierdas llega a su cumbre la persecución religiosa iniciada por el judío Plutarco Elías (sobre el origen hebreo del general Plutarco Elías Calles y el carácter de masónico de la CRISTIADA: la persecución y guerra contra los cristianos mejicanos, véase Gabriel de la Paz y su obra "La Hora de Satanás", pg. 125, Santiago Chile, 1928).
Esta persecución judía en Méjico costó la vida de más de 20.000 católicos en sólo 3 años ante el silencio atronador de los mass media internacionales que tan sensible es cuando se toca la cuerda del antisemitismo.

En 1930 serán Perú y estalla la guerra civil comunista en Brasil.

Pero en 1931 el Judaísmo logra su mayor éxito al destronar al último Borbón y conquistar para sí la católica España.

La reacción nacionalista de Primo de Rivera, había cometido el error, según De Boistel de "atacar la Masonería pero sin destruirla", (J. de Boistel en su artículo Les responsabilités de la Judeo maçonnerie dan l'Espagne, en la Revue Internationale des Societés Secretes) con lo que la fortaleció más. La Masonería española abrió 82 nuevas logias en cinco años y adquirió gran preponderancia en el Ejército y Parlamento, lo que permitió exclamar en 1927 al Secretario del Supremo Consejo: "los masones han conquistado posiciones que hacen posible la Revolución" (De Boistel, ob. cit.).

Ello no les impidió invocar la solidaridad masónica internacional en favor de los "hermanos perseguidos". Consiguen así desatar una campaña mundial que enrareció el ambiente a la Dictadura, dentro y fuera de España. Además, Primo de Rivera y el Rey cometieron errores como no otorgar a la Alta Banca Judía de Francia la concesión en exclusiva de ciertas obras públicas. Desde entonces dicha Banca comenzó a subvencionar generosamente a los "republicanos" (Paolo Zappa en Oro, Cañones y Democracias, pg. 41).

Un proyecto de "marcha sobre Madrid" con generales masones al frente de ejército,y según parece, la presión de Inglaterra (J. de Boistel, art. cit. pgs. 58/9 y Mauricio Karl en Asesinos de España, pgs. 79/80) obligaron al Rey a exigir la dimisión a Primo de Rivera, a inicios de 1930.

Ya nada parecía parar la Revolución masónica comunista. El judío Leon Blum dirige desde Francia los preparativos y en abril envía a España a jean Longuet, técnico en conspiraciones. Ese mismo mes, los Orientes de Sevilla, Madrid y Barcelona fijan la caída de la Monarquía para el 1º de enero de 1931 (Monseñor Jouin denunció este plan en la "Revue Internationales des Societés Secretes, en octubre 1930, seis meses antes de su realización).

Se inicia la campaña de agitación. Estallan los motines en Aragón y Madrid. Un día, Primo de Rivera resuelve volver al gobierno y se le convence de que aún no es el momento. Pocos días después muere misteriosamente en París (ver Mauricio Karl ob. cit. pgs. 82/89).
El 24 de diciembre, el "Daily Worker" diario comunista inglés, afirma que la monarquía está condenada y que "su caída es inminente".

En abril de 1931, unas elecciones MUNICIPALES con amplio triunfo monáquico, pero con espectacular y bien explotada mayoría republicana en las ciudades principales, concluyeron con ella. El plan masónico sólo había sufrido un retraso de tres meses y medio.
Se constituye un gobierno republicano bajo la presidencia de un judío (marrano) Niceto Alcalá Zamora y ocupan sucesivamente los ministerios todos los altos personajes masónicos: el Gran Maestre Martínez Barrio; Lerroux, Giral, Domingo, Albornoz, Palomo, Botella Asensi, Guerra del Río, Rocha García, Salazar Alonso, Vaquero Cantillo, y los judíos (marranos) Manuel Azaña y Fernando de los Ríos.

Inmediatamente la Masonería muestra su entusiasmo y presta su apoyo al gobierno salido de su seno. "A los masones que integran el gobierno provisional, al alto personal, compuesto asimismo y en su mayoría de hermanos, nuestro aliento les acompaña ... No es un secreto que la Masonería domina poco menos que en su totalidad en el gobierno provisional, como en los altos cargos" (Boletín Oficial de la Gran Logia de Española, primer semestre 1931, pgs. 1 y 2).

Y el proyecto no se queda en palabras. Hay que lograr el inmediato reconocimiento de la república naciente. Y la Masonería española se dirige a la de todos los países para que influyan en sus respectivos gobiernos. son interesantes las respuestas, porque demuestran hasta qué punto ciertas naciones están dominadas por la secta. Algunas son:
"Chile, 15/4/1931. Gran Logia Chile felicita entusiásticamente advenimiento de la república. trataremos conseguir pronto reconocimiento".
"Paraguay, 17/4/1931.Gestiones hechas ante el Gobierno, reconocerá república española al recibir comunicación oficial"
"Guatemala, 20/4/1931. Buen éxito gestiones. Diéronse instrucciones inmediato reconocimiento república".
"Santo Domingo, 16/4/1931. Con esta misma fecha nos apresuramos a dirigirnos a nuestro querido hermano general Trujillo M., presidente constitucional de nuestra república en la solicitud dicha, no dudando recibir prontas noticias al respecto, que os transmitiremos en seguida".
"Grecia, 20/4/1931. Vuestro telegrama ha sido inmediatamente comunicado a los cinco hermanos ministros, miembros del Gabinete, y ha sido objeto de la más simpática acogida"
Estos y otros telegramas, todos muy interesantes, los transcribe Ferrari Billoch en su obra La Masonería al Desnudo, pgs. 219/26.

Telegramas como los de Méjico y Ecuador, contestan con la noticia del reconocimiento. Y el gobierno uruguayo se apresura tanto, que al día siguiente de instaurada la república felicita al nuevo gobierno y lo hace visitar por su ministro, manifestando su propósito de reconocerlo tan pronto como reciba la comunicación oficial.
Francia, Bolivia y Panamá lo hacen a los cuatro días.
A quienes no estaban en el secreto, no dejó de sorprender tan inusitada rapidez en todos estos reconocimientos.

Instalada y aceptada por el extranjero, la república masónica continuó su obra. Primero desahogando su ODIO ANTICATÓLICO. Martínez Barrio, Fernando de los Ríos, y Marcelino Domingo organizan las turbas que en tres meses incendiaron 110 iglesias, conventos y colegios religiosos (todos planeados por la Masonería con más de un siglo de anticipación. Algunas de las 50 máximas redactadas por el Gran Oriente Español el 1º de abril de 1824:
"36º.- siendo los conventos e iglesias de España las escuelas y muros antimasónicos más terribles ... se cambiará de táctica en esta parte, atacándolos insensiblemente por incendios, los que se harán recaer sobre los de más concurrencia y celebridad, para disminuir a los fanáticos el incentivo de sus beaterías, ya que no será fácil reedificarlos.
37º.- serán las primeras, por ejemplo, las de los llamados jesuítas, antiguos e implacables enemigos de la Masonería ...
38º.- estas infaustas ocurrencias se procurarán atribuirlas a los facciosos y realistas descontentos, convirtiendo contra ellos el odio de los pueblos, en medio del desorden y disgusto que aquellas producirán"
107 años después, la revista "Documentación Española" (Buenos Aires, 14 julio 1931, nº 1) al informar detalladamente sobre el incendio de 110 iglesias, hacía notar "el furor especial de las sectas contra la Compañía de Jesús (pg. 4) y traía además este interesante dato: "Entre las muchas y ridículas calumnias que se divulgaron contra los religiosos, se llegó a escribir, telegrafiar y cablegrafiar que los mismos religiosos habían quemado, por despecho, sus conventos. Esta acusación fue lanzada en particular sobre los jesuítas, contra los capuchinos y los hermanos de las Escuelas Cristianas (pg. 5).
Punto por punto se habían cumplido las seculares máximas del Gran Oriente".

Se persigue al clero, se disuelve la Compañía de Jesús, se prohíbe la enseñanza religiosa, se establece el divorcio, se llega a afirmar, por boca de Azaña "que España ha dejado de ser católica"
Mientras se persigue al Catolicismo, se llaman a España dos millones judíos y se les promete una ley de desagravio por su expulsión en 1492.

En otro orden de ideas, se renueva elcontrato de "Electgrobel" "trust" eléctrico español, que depende de la Alta Banca Judía (Paolo Zappa en Oro, Cañones y Democracia, pg. 42)

No en vano se regocijaba en Viena el rabino Mojimo, afirmando alborozado al corresponsal de Neue Freie Presse que Alcalá Zamora, Azaña y de los Ríos "son de los nuestros, como siempre lo han sido" (El Pueblo, 17 octubre 1931)

España, la tierra de los Reyes Católicos, había caído en poder del Judaísmo. Pero España no había dejado de ser católica.
Volver arriba Ir abajo
 
Serie EL ANTICRISTO (12ª Parte) La Reacción Nacionalista
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Philadelphia Phillips MLB 2008 World Serie Cdampions
» ¿Qué es lo que aparece en la parte superior de la web?
» La serie estrella de TV3 emite las siglas del PP en una diana
» busco paragolpes delantero y trasero de serie
» Las sumas no remunerativas más cerca de formar parte del salario

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial del MCE.AJE :: Principal-
Cambiar a: