Foro oficial del MCE.AJE


 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Serie EL ANTICRISTO (13ª Parte) La Guerra

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
ascuas
CAMARADA CAMISA NUEVA
CAMARADA CAMISA NUEVA
avatar

Cantidad de envíos : 153
Localización : España
Fecha de inscripción : 28/06/2013

MensajeTema: Serie EL ANTICRISTO (13ª Parte) La Guerra   Sáb 23 Nov - 23:22:09

HACIA LA GUERRA
El Judaísmo y la Masonería tardaron en darse cuenta cabal de la importancia de la reacción europea. Seguros de su triunfo, preocupados más en sus rencillas familiares (entre ashkenazíes y pollacks) no dieron mayor trascendencia a las reacciones locales que surgían, poco a poco.

El campanazo de alarma lo dio el rápido avance del NSDP alemán, en septiembre de 1930 había logrado más de 6 millones de votos. E 17 de marzo de 1932 pasaba de 11 millones. El 30 de mayor caía el Canciller Bruning. La Alemania de Weimar se derrumbaba.

Es entonces cuando el Judaísmo se apercibe de que el mundo cristiano está a punto de romper la red con la que lo aprisiona. El 3 de junio se reúnen, apresuradamente, en Ginebra algunos marxistas judíos de origen alemán. En apariencia la reunión no tiene mayor trascendencia. Pero de ella surge otra que se celebra en Amsterdam el 27 de agosto (Revue Internationale des Societés Secretes, 1º octubre 1934, pgs. 545 y ss). De ésta sale una consigna ANTIFASCISMO.
El Fascismo, propiamente dicho, solo existe en Itaia, pero había que halla algún término que sirviera para encubrir la verdad: ANTI CRISTIANISMO. Los judíos habían decidido componer y reforzar su red.

Desde ese momento Europa se transforma en un inmenso tablero de ajedrez, donde el Judaísmo y sus secuaces por un lado, y la reacción de los pueblos cristianos por otro, van a disputar una tremenda partida por el destino del mundo.

En Francia gobierna una mayoría izquierdista. El judío Litvinof va a París en noviembre de 1932 para tantear el terreno de una alianza franco-rusa; pero la situación aún está verde y el proyecto no fragua. Para madurarlo el Judaísmo ya ha impartido su consigna a la Internacional Roja y a la Internacional Masónica. La consigna es la resuelta en Amsterdam: Antifascismo, que en su sentido positivo se traduce por FRENTE POPULAR.

Ante esta consigna la Tercera Internacional cambia bruscamente su táctica. Ella que había roto en 1920, cuando se creyó segura del triunfo, la unidad socialista de la Segunda Internacional, en el Congreso de otoño de 1932 decide hacer todas las concesiones necesarias para lograr la unidad de las fuerzas izquierdistas en el plan de lucha anti-fascista: primero: unidad sindical, segundo, alianza de la Segunda y Tercera Internacional, tercero creación de Frentes Populares, y cuarto unidad doctrinal y política para el futuro.
Sería el judío Zyromski quien tuvo la participación más decisiva en la unión de ambas internacionales (Revue Internationale des Societés Secretes, 15 abril 1936, pg. 260).

Análogos vientos y del mismo origen soplan en la Masonería. La Logia Mont Sinaí que recluta a sus miembros entre el personal israelita de la Banca, la industria y el alto comercio francés, toma la iniciativa al comunicar a la Federación Masónica Internacional su preocupación por "los diversos problemas que atormentan el espíritu de nuestros hermanos en este período tan angustioso y turbulento, en el transcurso del cual la Masonería parece llamada a desempeñar un gran papel", y propone la creación de un Colegio de Venerables cuyo fin será estudiar, desde un punto de vista común, "los problemas cuyo examen se impone con más urgencia" y todo ello "en vista del derrumbamiento que estamos presenciando".

El 26 mayo 1933, un grupo de masones franceses lanza un manifiesto declarando fundado el Frente Común cuyo objeto general será "la lucha contra el fascismo en nombre del socialismo" (Revue Internationale des Societés Secretes, 15 julio 1933, pgs. 456).

Los días 4, 5 y 6 de junio se celebra en París un "Congreso Antifascista Europeo" con asistencia de 3.000 delegados de diversos países. Y dando cuenta del mismo, afirma Ismin Mioisset en el periódico "La República Jacobina" que dirige el masón Sennac: "Un Frente Rojo ha sido creado. Un Frente Común ha nacido" (Ibidem. pg. 461).

La idea estaba lanzada. Políticamente comenzó a deslizarse inmediatamente en Argelia, con la unión de todos los partidos y agrupaciones de tendencia izquierdista.
Pero ese mismo año de 1933, el Judaísmo recibe dos fuertes golpes:
Primero: el 30 de enero, la ascensión de Hitler al poder como Canciller del Reich.
Segundo: en su propio seno: el ESCÁNDALO STAVISKY que descubrió la podredumbre judeo masónica en Francia.

Hitler se aparta de la SdN y busca acercarse a las naciones en que ha triunfado la reacción nacionalista. Primero Italia, luego Polonia, más tarde Hungría. Frente a los dos tentáculos judíos que se disputan el dominio mundial: Rusia y la SdN, comienza a surgir, no ya reacciones aisladas, sino una coalición de pueblos cristianos.

El escándalo Stavisky abrió los ojos a los franceses y el 6 de febrero de 1934 el pueblo se lanza a la plaza de la Concordia. Inmediatamente el Judaísmo adoptó nuevas medidas para contrarrestar la avalancha.

Antes de que Alemania hubiera adoptado medidas oficiales antisemitas, cuando las "vías de hecho" contra los judíos, según confesión del "Univers Israelite" (7/14 abril 1933) etán felizmente reducidas a casos aislados, el Judaísmo declara el boicot a los productos alemanes, el 27 de marzo de 1933.
Tres días después el 1 de abril y en represalia, Hitler contesta con el boicot a los productos judíos, primera medida oficial antisemita de los nazis. La medida será suspendida al día siguiente y una semana más tarde se establece que los judíos no pueden ser considerados ciudadanos alemanes, y entonces ponen el grito en el cielo.

La fracción "pollack" con el rabino USA Stepham Wise a la cabeza, organiza un Congreso Mundial Judío que se reúne en Ginebra de 20 al 23 de agosto de 1934.
La resistencia de las facciones contrarias fue vencida por la formidable propaganda del boicot contra Hitler. "Es el Judaísmo mundial y no el judaísmo alemán quien es atacado" grita Wise, y añade: "una guerra mundial nos ha sido declarada ... Y la lección de Herzl es que si los judíos quieren seguir siendo un pueblo, deben despertarse, levantarse y, de acuerdo entre ellos, tomar la ofensiva contra todos los enemigos" (Ob. cit. 15 octubre 1934 pg. 602)

Otro rabino USA, Newman anuncia en New York "un nuevo conflicto mundial del que Alemania no se levantará jamás" (ibidem. 1 º mayo 1933).

La unidad judía queda sellada en Ginebra bajo la acción de los elementos más revolucionarios de la raza; y allí se crea una "Oficina central para la lucha contra el antisemitismo".

Mientras tanto en la Logia Fe y Pureza, de París, se reúnen los altos dirigentes judíos y masones de Francia. Están presentes los judíos Leon Blum, David Weill (director banca Lazad Fréres), y Horacio Fianly (director Banca de París et de Pays Bas) y con fecha 20 abril expiden el siguiente voto: "deseamos un acuerdo con Rusia para hacer frente a las ideas fascistas en Francia y en el extranjero, y rogamos vivamente a todos nuestros hermanos, y particularmente a los que por su posición económica puedan facilitar el acuerdo, que se sobrepongan a todo temor preconcebido y se dediquen a la victoria común, que a la postre no es más que la victoria individual" (Paolo Zappa en Oro, Cañones y Democracia, pg. 151).

Días después el judío René Mayer, biznieto de James Rothschild, parte para Moscú. El 22 de mayor va una delegación del partido socialista francés. Luego, el judío Litvinof llega a París.
El 16 de junio el GOF "se complace por las nuevas e intensas relaciones entre las democracias francesa y rusa" y expresa su seguridad de que "tales relaciones serán cuanto antes objeto de un pacto de carácter político económico militar para reforzar las respectivas democracias" (Paolo Zapa ob. cit. pg. 153).
El 21 julio (con Litvinof aún en París) los partidos comunistas y socialistas de Francia firman un pacto de acción común.
Resultado de estas gestiones el 5 de mayo de 1935 se firmaba en París el Pacto francosoviético. Poco después la URSS entraba en la SdN y en el 7º Congreso Mundial de la Internacional Comunista, 1º agosto 1935, se adopta la siguiente resolución: "se impone como deber al Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista, procurar, en un plano tanto nacional como internacional" (Virgilio Filippo en El Monstruo Comunista)

El Frente Popular antifascista se había internacionalizado. Ahora, había que extenderlo. Rumanía se hallaba bajo la influencia francomasónica.
Yugoeslavia, cuyo Rey Alejandro buscaba acercamientos con Italia, había sido asegurada para el Judaísmo el 9 de octubre de 1934, mediante el regicidio, consumado por un judío (La Libre Parole, 1º enero 1936).
En Checoslovaquia había sido llevado a la presidencia Benes, judío de origen español (lo afirma El Socialista de Barcelona) y gran dignatario de la Maonería Internacional.
Los tres países se agregaron a la alianza franco soviética.
Y a la "Pequeña Entente" se añade Grecia especialmente tras la restauración del rey masón Jorge II quien se reconcilió con su superior de la logia, el político judío Ben Israelos, más conocido por Venizelos.
Detrás de todos, jefe virtual de todos, exectante y dispuesta a ganar la última batalla, el baluarte judaico de Inglaterra.
Y del otro lado del Océano, otro baluarte judaico: EEUU.
Reconstruída así la red judaica y realizando su política de cerco contra las naciones que se habían escapado del yugo, especialmente contra las dos más fuertes: Italia y Alemania. Que no se quedaron inactivas, Italia invade Etiipía desafiando el poder inglés, y Alemania mediante la ocupación de la Renania a Francia pese a su socio soviético.
Inglaterra abandonó su aparente sonnolencia reactivando la SdN, agonizante tras la muerte de Briand para movilizarla contra Italia a la que colmó de sanciones implacables, pero de escaso efecto práctico.
Menos espectacular, pero con más consecuencias fue la reacción interna provocada en Francia por la ocupación de la Renania. En las elecciones del 3 de mayo 1936 triunfa el Frente Popular, y un judío de origen búlgaro: León Karfulkenstein (Leon Blum) fue Primer Ministro con lo que el Judaísmo empezó a apoderarse de todos los resortes de la nación que aún no estaban en sus manos.
Primero el Banco de Francia, introduciendo en su Directorio 5 judíos y 7 masones (Paolo Zappa, ob. cit. pgs. 160/1).
Segundo la Compañía Nacional de Ferrocarriles (ob. cit. pg. 161/2)
Tercero los transportes aéreos y marítimos (ob. cit. pg. 164)
Finalmente, el golpe maestro, la alta banca judía logra penetrar y apoderarse de las industrias de guerra, del famoso e inexpugnable "Comité des Forges" (ob. cit. pg. 165/8) con lo que "los banqueros de la revolución se convirtieron en mercaderes de cañones".

Se inicia la campaña de propaganda y agitación a favor de la guerra contra Alemania e Italia, según León Blum "se necesita aceptar la eventualidad de la guerra para alcanzar la paz"
Otro judío, Víctor Basch, presidente de la Liga Francesa de los Derechos del Hombre y del Ciudadano" exclama: "¿Porqué debemos hacer la guerra? La debemos hacer para salvar las instituciones republicanas y la libertad, para oponer el bloque invencible de las democracias a los fascistas de presa, y sobre las ruinas de las místicas totalitarias construir la paz mundial".

El Comité de Defensa de la Alianza Israelita Internacional cuyo tesoro aumentó con 3 millones de $ enviados por judíos USA y ciertas sumas hábilmente realizadas en la Alta Banca con desvalorizaciones sucesivas del franco, financió, por intermedio de los judíos André Meyer y Robert Bollack, una intensa campaña belicista, mediante agencias informativas y mass media cotrolados por los judíos. Esta campaña se extendió al ejército, marina y aviación, minado por células comunistas y "depurados" por los ministros "frentepopulistas".

Otro triunfo del Judaísmo lo constituyó la victoria del Frente Popular en España, el 16 de febrero de 1936. Con él desaparecieron la autoridad y el orden, con que parecía querer estabilizarse la república,sobre todo después del triunfo de Gil Robles. Vuelve la persecución, política y religiosa, los asesinatos de sacerdotes y opositores, los incendios de iglesias. Y culmina todo con el crimen de Calvo Sotelo, jefe de la oposición, secuestrado y ejecutado por la propia policía, tras haberle amenazado en el Congreso.
España parecía definitivamente vencida, pero el asesinato de Calvo Sotelo (y el fallido de Gil Roble, esa misma noche, por estar ausente del domicilio al que fueron a buscarlo) fue la gota de agua que desbordó el vaso de atropellos.
El 18 de julio (el 17 en las provincias norteafricanas) España despierta a la voz del General Franco, y de los requetés navarros a las órdenes del General Mola.

Se desencadenó una lucha a muerte entre la España católica afrontaba el odio, el dinero, las armas del Judaísmo. Los banqueros judíos de Frncia, recién convertidos en mercaderes de cañones, inundaron de armas a los comunistas españoles. Bombas francesas caían sobre la Basílica de Nuestra Señora del Pilar, milagrosamente preservada. En la zona dominada por los rojos se desata el odio en todas sus formas, persecución religiosa, la más terrible de los últimos tiempos, de julio de 1936 a febrero de 1937 fueron sacrificados por el odio y saña roja 10 obispos, 10.750 sacerdotes, 300.000 laicos, y se destruyeron 20.000 iglesias. Y entre tanta barbarie florece el heroísmo cristiano y español en diversas epopeyas: cuartel de Simancas, defensa de Oviedo, Alcázar de Toledo, Alto de los Leones, Alcubierre, Nª Señora de la Cabeza, etc. etc.

Alemania con audacia, y excesivo optimismo, intenta atraer a la reacción antijudía británica. Ya ha celebrado un acuerdo naval con Inglaterra en 1935. Von Ribbentrop maneja las negociaciones y no es ajeno el Rey Eduardo. Pero toda la Inglaterra masónica y judaica se movilizó contra el Rey, y so pretexto de un adulterio (que se le perdonó 5 veces a Enrique VIII) fue alejado del trono y exiliado a una casa del judío Eugenio Rothschild (10 diciembre 1936).
Como era previsible Inglaterra fallaba, pero Alemania encuentra otro aliado Japón, con él e Italia va a desafiar públicamente al Comunismo judaico. Como respuesta al pacto "franco soviético" Alemania, Italia y Japón firman el Pacto anti soviético, era otoño de 1936.

Las lineas estaban tendidas, Inglaterra se lanza desenfrenadamente a la guerra. A fines de 1936 resuelve la conscripción obligatoria para todos los ingleses de 18 a 40 años, a partir del 1 de enero de 1937.

Ese mismo año Roosvelt encomendaba al judío Bernard Baruch la coordinación de todas las fuerzas económicas para la defensa del país. No era un misterio que el "trust del cerebro" judío de Roosvelt arrastraba al país a la guerra. Lo denunciaba, desde 1935, Franklin Thompson en su libro: "Americas Jews Deal".
Lo denunciaba en 1938 el escritor Edmonson en vibrante y documentada carta abierta al propio Roosvelt.
Lo afirmaba en octubre el periódico francés "Je suis partout" en los siguientes términos: "Roosvelt ha comprendido perfectamente que la guerra es el único medio que permita a su pequeño círculo hebreo vengarse y reconquistar la Europa central. Naturalmente, no es la guerra en la que tomarán la iniciativa los EEUU o en la que tomarán parte desde el comienzo. No; será una guerra que realizará el marino británico y el infante francés para el pueblo elegido".
Lo informaba el 12 de enero de 1939 a su gobierno el embajador polaco en USA,conde Jetzy Ptocki: "A Roosvelt se le han puesto en las manos las bases con que puede revivir la política exterior norteamericana y de este modo hacer, al mismo tiempo, acopio de enorme previsiones militares para la próxima guerra, a la que se dirigen, a sabiendas, los judíos" (citado por F.H.G. "Los Judíos en los EEUU de Norte América" "Crisol" 14 de septiembre 1941).

Y es con vistas a esa guerra que EEUU procura sojuzgar aún más a Hisapanoamérica para arrastrarla al conflicto detrás suyo. En la conferencia de 1936 (Buenos Aires) con asistencia de Roosvelt, bajo el pretexto de defender la paz y salvar la democracia, se trató ya de formar un bloque panamericano, bajo hegemonía USA.
En la Conferencia de Lima (1938) se declaró que: "para el caso de que la paz, la seguridad o la integridad territorial de cualquiera de las repúblicas americanas se vea amenazada, estas proclaman su interés común y su determinación de hacer efectiva su solidaridad, coordinando sus respectivas voluntades soberanas mediante el procedimiento de consulta".
Así se iba extendiendo la celada en que caerían los gobiernos Hispanoamericanos, minados por la Masonería o esclavizados por la Finanza Internacional, sin advertir que un día sus propios pueblos, arrullados por la "palabrería de la paz" y de "la democracia" se despertarían envueltos en el fragor de la guerra y sometidos al yugo del más fuerte. O pero, ni siquiera despertarían.

En vísperas de la tragedia ambos bandos marchan decididamente hacia la guerra.
Hitler tiene un plan: romper el cerco y está dispuesto a arrostrar las consecuencias y lo va cumpliendo.
El Judaísmo tiene el suyo y mediante los mass media va creando el ambiente bélico (ver Zappa, ob. cit. caps. XXII a XXIX).
En ambos bandos hay tendencias moderadoras (Mussolini ante Hitler) y Chamberlain y Dadalier ante Churchill, Eden y Duff Cooper, los ministros judíos de Francia (Jeroboan Rothschild (alias Georges Mandel) e Isaías Zacarías (alias Jean Zay) y toda la internacional judeo-eslava-comunista (Litvingo, Leon Blum y Benes). El propio Chamberlain exclama "mis esfuerzos son combatidos por una vasta maniobra eslavo-soviética en Praga y comunista en otras partes" en las vísperas de Munich).

El 15 de marzo de 1939 Hitler entraba en Praga, sin lucha.
El 21 ocupa Memel y plantea el corredor polaco de Dantzing.
El 31 Inglaterra promete ayuda a Polonia en caso de agresión alemana. Y Hitler responde denunciando el acuerdo naval anglo-alemán de 1935.
El 7 de abril Italia invade Albania.
El 13 Inglaterra extiende su garantía a Rumanía y Grecia e inicia negociaciones con Turquía y URSS.
En Turquía tiene éxito y firman el acuerdo, con la URSS llega tarde, se le adelantó Alemania.

¿Cómo explicar el desconcertante pacto Alemania URSS del 23 de agosto?
Por parte alemana es sencillo. No es solidaridad ideológica, sino de resguardarse las espaldas durante la lucha inevitable con Francia e Inglaterra.
Por la URSS es más complejo,
1º.- (lo post guerra lo confirmó) la alianza judaica de 1934 nunca fue muy sólida, y se resintió al intervenir Inglaterra en los asuntos de Polonia prescindiendo de la URSS. El judaísmo revolucionario mantenía la esperanza de dominar el mundo por sí solo, mediante la rebelión comunista.
2º.- al judaísmo no le convenía jugarse todo a una carta.
3º.- para la URSS la alianza tampoco significaba solidaridad ideológica, sino la oportunidad de prepararse mejor mientras sus enemigos se desengraban, además obtenía ventajas territoriales inmediatas.

Tras lo visto es pueril hablar en términos simples de CULPABILIDAD de la IIGM. Las dos tendencias que chocaron en ella eran dos fuerzas cósmicas, que venían de lo profundo de la historia, que no podían coexistir y que necesariamente tenían que chocar, antes o después.
No se puede acusar a ciertos y determinados hombres de tener toda la culpa de una guerra de seis años, que no es más que una etapa de otra guerra de veinte siglos.

Para conocer la auténtica causa de la IIGM habría que remontarse de causa en causa, de siglo en siglo. Y llegaríamos a aquel Viernes del año 33 de nuestra era, frente al Prtetorio de Jerusalén, donde un hombre débil e irresoluto se lavaba cobardemente las manos ...


LA GUERRA
El primer año de guerra fue de espectaculares triunfos alemanes y euforia nacionalista. Polonia, Dinamarca, Noruega, Holanda, Bélgica, Luxemburgo y Francia fueron cayendo rápidamente (en horas o días) bajo el ejército alemán.
Francia se encontró a sí misma, católica y tradicional, bajo la bota del invasor. Italia se unió a Alemania. Y la paz, previa rendición, fue propuesta a Inglaterra que había quedado, aparentemente, sola en la lucha contra la reacción nacionalista.

Pero Inglaterra no estaba sola. La respaldaba, como siempre, el Judaísmo, seguro de su victoria final. Mientras el poderío alemán se diluía y desgastaba por toda Europa, las reservas judías de EEUU y URSS se preparaban a marchas forzadas para entrar en el momento oportuno.

En USA tres días tras sancionarse la ley de neutralidad, Roosvelt y su "trust de cerebros" judíos maquinaban y bregaban para modificarla. Tan solo dos meses después ya se levanta la prohibición de vender armas a los beligerantes y los aliados empiezan a preparar un plan para la compra de los mismos. El 12 de octubre de 1940 Roosvelt declara que "América se arma" y el 30 de diciembre afirma "la Unión deberá ser el arsenal de las democracias".
Bajo la dirección del judío Baruch USA destina 5.000 millones $ a la preparación militar. Además usará el "panamericanismo" para extender su influencia e intentar arrastrar a Hispanoamérica a la guerra europea.
Mientras tanto EEUU continuaba provocando y agrediendo de palabra y hecho a Alemania, Italia y Japón mediante declaraciones belicistas, suministro de armas, información, asedio marítimo, preparativos más que evidentes de entrar en acción, etc.

A la URSS el pacto con Alemania le había permitido prepararse para la guerra, y adueñarse cómodamente de media Polonia, Estonia, Lituania, Letonia, Besarabia y Bucovina, además invadió Finlandia (30 noviembre 1939) aunque sorprendentemente los finlandeses, en gran desventaja numérica: 3 a 1 en contra, les pararon causándoles una gran sangría, aún así hubieron de ceder tras la paz el 10% de su territorio y el 20% de su industria).
Pese a todo esto ninguna DEMOCRACIA declara la guerra a la URSS tras sus continuos ataques, invasiones y ansias de expansión. Simplemente se les expulsa de la SdN.

El embajador soviético en Londres, el judío Maisky, negoció un pacto comercial con Inglaterra. No era un misterio para nadie, ni para Hitler que Rusia avnazaría sobre Europa occidental en cuanto tuviera ocasión o estuviera preparada.

Hitler intentó la rendición de Inglaterra, pero la ayuda USA y URSS la mantuvieron firme. Entonces Hitler se dio cuenta que ahora iba a comenzar la verdadera guerra, Alemania e Italia firman con el Japón una alianza militar: el Pacto Tripartito (27 septiembre 1940).
Era hora de que el Judaísmo hiciera intervenir sus reservas.
La URSS se quita la careta, y en sucesivos discursos el mariscal Timoshenko anuncia que la URSS se arma cada vez más (6 octubre), que fundamentales diferencias la separan de Alemania e Italia (16 diciembre), que el ejército rojo debe estar listo para el próximo otoño (30 enero 1941).
El 13 de abril, Rusia celebra un pacto de neutralidad con Japón para salvar su cara oriental.

En un supremo esfuerzo para ofrecer una Europa unida ante la invasión asiática roja que se prepara, Rudolf Hess, el principal lugarteniente de Hitler, (nº 2), vuela a Inglaterra desarmado con una propuesta honrosa de paz (12 de mayo) en esos momentos el ejército alemán es victorioso en todos los frentes y dueño de la situación. Pero en vez de encontrar una Inglaterra inglesa, europea, encontró una Inglaterra judía que pagó el acto de propuesta de paz con una cadena perpetua, no revisable, y aunque nunca pudo imputársele ningún crimen de guerra ni de otro tipo murió sólo en una prisión diseñada para 10.000 reclusos en la que no se le permitían más que 10 minutos de visita al mes y una media hora de paseo diario. No podía hablar con los celadores ni con nadie.

Ante la inevitable invasión de Europa por el Ejército Rojo, Hitler intenta sorprender adelantándose al enemigo e invade la URSS el 21 de junio 1941.

Roosvelt despliega su máxima habilidad para conseguir que su país sea agredido de forma que vía panamericanismo toda América sea arrastrada contra el Eje (declaración de La Habana 1940).
El 11 de mayor promulga una ley de ayuda a Gran Bretaña, el 27 declara el estado de emergencia y subraya la necesidad de oponerse al avance aliado sin aguardar el ataque a América.
El 14 de junio decreta el bloqueo y la congelación de fondos al Eje.
El 25 de julio Sumener Welles acusa al Japón de constituir un peligro para la Unión.
El 28 USA bloquea los créditos japoneses y decreta la inmovilización de los buques de ese país (con el que oficialmente no está en guerra) aunque seguirán aumentando sus provocaciones para que les ataque.
El 14 de agosto Roosvelt y Churchill resuelven conjuntamente los fines de la guerra de Gran Bretaña y USA en la Carta del Atlántico expresando la deterinación de lograr la DESTRUCCIÓN definitiva de la tiranía nazi.
El 16 ambos proponen a Stalin la realización de una conferencia anglo-soviética-norteamericana.
El 14 de noviembre nueva enmienda a la ley de neutralidad que a estas alturas debería denominarse Ley de la Guerra.
Mientras tanto el "neutral" Roosvelt ordena ATACAR todo barco alemán e italiano y tiene la caradura de pedir explicaciones a Japón, oficialmente en guerra, por enviar tropas refuerzos a Indochina.
Ante las inasumibles exigencias americanas fracasa el 4 de diciembre las negociaciones con Japón (delegado Kurusi) en Washington. Entonces, sólo entonces, el 7 de diciembre ocurre el ataque de Pearl Harbour (que la inteligencia USA conocía, en fecha y lugar exacto, desde al menos dos meses antes, pues ya había descifrado el famoso código naranja meses antes e interceptaban todos los mensajes japoneses).
Roosvlet había conseguido, tras sus múltiples provocaciones y exigencias, ser el agredido. Es un hecho que confesaría, cuatro años más tarde Hamilto Fish en el Senado norteamericano: "Pudimos y debimos haber quedado alejados de la guerra; pero Roosvelt era internacionalista, por lo que dispuso que entráramos en ella" y añadió "el Japón no pensó nunca en luchar contra nosotros, hasta que las continuas provocaciones y exigencias le obligaron atacar Pearl Harbour" (Citado por Justo Pacífico en "El Gobierno Universal y la Solución Integral del Problema Judío", pg. 70).

USA nunca consultó a Hispanoamérica cuando durante meses se dedicó a desarrollar su política agresiva y de acoso, pero en cuanto fue agredida, a consecuencia de esa política deliberada, inmediatamente convocó una conferencia "consultiva" en Río de Janeiro y su delegado presentó un proyecto de ruptura total con los países del Eje.

Como dos países no respondieron con un sí rotundo: Chile y Argentina, llueven sobre ellos improperios y amenazas. La resolución quedó en recomendación y con salvedades.
Cabe a ARGENTINA el honor de afrontar, con relativo éxito, al poder del Judaísmo Internacional, y aunque pocos se dieron cuenta del profundo alcance de tan valiente actitud, el Judaísmo sí lo supo y desde entonces la colocó en su "index" organizando contra ella la presión y la calumnia por el solo delito de haber defendido su libertad.

La interveción de la URSS y USA apoyando a Inglaterra presentó un frente común y único judaico a la reacción europea. Fue la resurrección, bajo otra forma, de frente popular único de 1934.
Pronto se firmó el pacto de alianza anglo-sovietico-americano y el capitalista y monárquico Churchill se traslada a Moscú a conferenciar con el comunista y totalitario Stalin. En diciembre se les uniría el demócrata Roosvelte en Teherán.
Todas las diferencias, políticas y económicas, habían desaparecido ante un enemigo común y el "slogan" de la "defensa de la civilización cristiana" usado hasta entonces como máscara por las democracias occidentales perdió su credibilidad cuando el cuartel general de dicha defensa se había trasladado a Moscú (en 1937 según el Papa Pío XI "el comunismo es intrínsecamente perverso y no se puede admitir en ningún campo la colaboración con él de parte de los que quieren salvar la civilización cristiana")

En realidad la escisión del Judaísmo en revolucionario y capitalista se mantenía latente. Cierto que Stalin anunciaba la disolución de la Konmintern para hacer creer que renuncia al comunismo y a sus propósitos de infiltración y conquista mundial. Pero una orden secreta del propio Stalin capturada por el ejército alemán demuestra que es un "camouflage" y en dicha orden señala las tres etapas de la guerra: la de las retiradas, la de la victoria y la de la revolución mundial. Y sobre ésta añade:
"debemos tomar parte desde ahora medidas para evitar que el capitalismo mundial comprenda, antes de tiempo, nuestras intenciones. estas medidas tácticas debemos adoptarlas también si, contra lo que se espera, el desarrollo de los acontecimientos retrasa el logro de la segunda etapa. necesitaremos en este caso el apoyo de nuestros actuales aliados, especialmente para la formación de un segundo frente y vencer al fascismo. Toda la desconfianza que en ellos e despertase sobre nuestros fines futuros, podría poner en peligro esta acción de ayuda.
No os dejéis impresionar por estas medidas que podrían despertar, tanto en las masas soviéticas como en extranjeros, la impresión de que somos infieles a nuestros principios. No, no los hemos abandonado ni los abandonaremos jamás ... Nuestro único objetivo es, y será, la REVOLUCIÓN MUNDIAL y la DICTADURA DEL PROLETARIADO EN TODO EL MUNDO ... Hemos contraído alianzas porque eran necesarias para llegar hasta la tercera etapa. Pero nuestros caminos se separan en el punto en que nuestros actuales aliados se atraviesan en el camino de nuestro objetivo final" (16 febrero 1944, difundida por la agencia Transocean y publicada en varios diarios de Buenos Aires).

En noviembre 1942 los norteamericanos desembarcan en el África francesa y los rusos toman la iniciativa, especialmente por la ingente cantidad de ayuda material y económica de USA (miles de aviones, barcos, camiones, trenes, tanques, repuestos, gasolina, etc.) llegan incesantemente del otro lado del mar. Además Japón ataca a USA, no a la URSS como había convenido con Alemania e Italia, así la URSS puede volcar más de un millón de soldados de ese supuesto frente, que ya no lo será, para oponerlo al ejército alemán.

Tras la traición de Badoglio que abre a los aliados las puertas de Italia el odio judío se desencadena, otra vez. Se encarniza especialmente con las más altas expresiones del espíritu cristiano: Florencia (cuna de Dante) es destruída. Monte Cassino, el monasterio de San Benito y Santo Tomás de Aquino también lo fue pese a no haber un solo soldado enemigo ni requerirlo las condiciones militares.
Respecto a estos bombardeos es ilustrativo leer el artículo: "Los Bombardeos de Lugares Religiosos" publicado por Monseñor Gustavo Franceschi en "Criterio" 20 abril 1944).
Roma es bombardeada varias veces destruyendo la basílica de San Lorenzo sin ninguna razón militar, pero así había sido resuelto por las logias masónicas unidas de USA, Inglaterra y Canadá en sesión celebrada en Escocia con asistencia del ministro Eden (ver "Crisol" 27 julio 1943).
También fue bombardeada de forma intencionada la propia CIUDAD DEL VATICANO, estado neutral, cuyo único delito es ser el centro de la Cristiandad y la resistencia a plegarse a ciertas exigencias del Sumo Pontífice. Y lo es, no por los comunistas, sino por los que se dicen democracias cristianas, otra incoherencia de los que no creen en la suprema dirección judía o que obedecían a los presuntos "defensores de la civilización cristiana".

En 1944 la guerra está decidida. La tenaza judía sigue cerrándose sobre Europa. El 4 de junio desembarcan en Normandía.
El 10 de agosto se ocupa París por los aliados, inmediatamente se desata una sangrienta ola de crímenes bajo pretexto de castigar al "colaboracionismo" (se calcula en más de 80.000 ejecuciones y cientos de miles de represaliados franceses, de hecho hubo más muertes y bajas que durante el enfrentamiento y ocupación alemana).
Con las tropas volvía la camarilla masónica que había entregado Francia a los judíos, mientras el patriota Maurras y más tarde el Mariscal Petain, héroe de Verdun, que había protegido a su pueblo en los días trágicos de la derrota serán juzgados y encarcelados a perpetuidad.

Por oriente la ola roja es ya incontenible. El 13 de julio ocupa Vilna, el 4 penetra en Yugoeslavia, el 9 somete Bulgaria, el 24 invade Hungría, el 28 Checoslovaquia, el 23 ha llegago a Prusia Oriental.
Y las naciones "cristianas" de Occidente no ven, no pueden, o no quieren ver, que en su afán de venganza el Judaísmo está abriendo a Asia las puertas de Europa, como otrora se las abrió al Islam. Porque es la barbarie asiática la que asola Europa. Hay noticias de Lituania, Letonia, Estonia y Polonia de que estos países fueron ocupados en 1944 por asiáticos mongoles, dirigidos por oficiales y políticos rusos.
En Francia ya no surge un Carlos Martel, los que se oponían a la invasión asiática han sido depurados y fusilados por colaboracionistas.

Testimonios de diplomáticos, Cruz Roja, etc. aseguran que más del 80% de las mujeres, incluidas religiosas, fueron violadas por la horda roja asiática. Pero los mass media mundiales aplauden y se regocijan de las "liberaciones" de Budapest, Viena, y Berlín.

Mussolini ya había sido asesinado, Hitler estaba muerto, restaba Japón, que es liquidado con dos bombas atómicas cuando ya no tenía esperanza ni forma de defenderse. Curiosamente caen, no en la capital, sino en los dos centros católicos japoneses, causan unas 500.000 víctimas indiscriminadas de mujeres, ancianos, niños, más otros muchos miles durante años a consecuencias de la radiactividad.

La predicción de The American Hebrew se había cumplido, Europa había sido llevada ala destrucción.
Volver arriba Ir abajo
 
Serie EL ANTICRISTO (13ª Parte) La Guerra
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Philadelphia Phillips MLB 2008 World Serie Cdampions
» En caso de guerra ,quien apoyaria a España?
» La auténtica Guerra Civil española
» Historia de Cartagena (República, Guerra Civil y Dictadura)
» ¿Qué es lo que aparece en la parte superior de la web?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial del MCE.AJE :: Principal-
Cambiar a: