Foro oficial del MCE.AJE


 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 El Estado Niñera, Marxismo, Negritud.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
ascuas
CAMARADA CAMISA NUEVA
CAMARADA CAMISA NUEVA


Cantidad de envíos : 153
Localización : España
Fecha de inscripción : 28/06/2013

MensajeTema: El Estado Niñera, Marxismo, Negritud.   Mar 17 Dic - 17:17:52

EL ESTADO NIÑERA
Pese a la creencia general de que cada día hay más libertad, es un hecho histórico que cada día hay menos.

Jaime II de Aragón tenía que luchar abrazo partido con su Parlamento para arrancarle los subsidios necesarios para las guerras de Cerdeña y Sicilia.
Lo mismo le sucedía a Carlos V, pese a sus dos coronas, la española y la alemana, y no siempre lograba lo que se proponía. Conocida era la cicatería de los cuerpos orgánicos, Cortes y representaciones auténticamente populares de épocas pretendidamente oscurantistas, a la hora de discutir, de todo, y sobre todo, de dinero, con monarcas y jefes de Estado.

Pero aquéllas, ya hemos dicho, eran épocas retrógradas y privadas de Libertad. Hemos escrito esta palabra con mayúscula, como abstracción que es. Ahora hay Libertad, en abstracto. Antes, "sólo" había libertades, con minúscula, pero muy concretas.

Incluso Luis XIV que soltó aquello tan soberbio de "El Estado soy yo", debía pedir dinero a sus "parlements" y, en última instancia, a sus banqueros, y a veces se lo daban, o se lo prestaban, pero muchas veces se lo rehusaban.
Y pedía soldados al Duque de Borgoña, vasallo y súbdito suyo, para que le ayudaran en la lucha contra Inglaterra, y aquél le decía que se lo pensaría, y tras pensárselo, le daba menos de la tercera parte de lo que le pedía el Monarca, y éste todavía le daba las gracias.

Los tiempos han cambiado. Hoy la Democracia -nos dicen- impera por doquier. Todos tenemos nuestros derechos, codificados en innumerables cuerpos legales y constituciones. La garantía de que tales derechos no queden en pura letra muerte la constituye nada más y nada menos que el Estado. El Estado moderno y democrático.

Este último apelativo ya debiera sobrar, pues desde las viejas naciones de Europa hasta las nuevas naciones semi asiáticas, como la U.R.S.S. pasando por los nuevos estados más o menos independientes que emergen a diario en Africa y Asia, e incluso en Oceanía, todas ellas se autodenominan democráticas.

Y cuando los nuevos políticos se quieren insultar los unos a los otros la suprema injuria consiste en poner en duda la legitimidad democrática del insultado.

Hoy hay mucha democracia. Y todos -es decir, unos cuantos periodistas y las fuerzas fácticas que los inspiran- suspiran por más democracia.

Y como ya hemos dicho que la salvaguardia de la Democracia es el Estado (naturalmente, democrático),resulta que a más democracia, más Estado. O sea, más poder del Estado. El Estado, como Hacienda en España, somos todos. Todos los electores se entiende.

Y si somos, en números redondos 26 millones de votantes potenciales, el poder individual de cada uno de nosotros nos da, sobre el control efectivo de las actividades del Estado, una veintiseismíllonésima parte. O, si lo queremos en números, la fantástica cifra de 0,00000003.

Que un luxemburgués tenga sesenta y ocho veces más poder democrático que un español debe llenarnos de envidia. De santa envidia, se entiende. De noble emulación, en una palabra.

Nietzsche, ese genio intercambiable, cuyas referencias sirven tanto a anarquistas, ultraizquierdistas, ultraizquierdistas menos ultras que los anteriores, ultra derechistas e incluso a modernos curas intelectualoides, ansiosos de "épater" a la clientela de sus púlpitos,

Nietzsche el grande, el contradictorio, el siempre interesante Nietzsche dio una definición que se nos antoja muy correcta del Estado: "el más frío de los monstruos fríos" apuntillando luego: "las mentiras fluyen constantemente de su boca y, la mayor de todas es: yo soy el pueblo".

El Estado -cualquier Estado- lo forman dos capas muy diferenciadas, que acaban interpenetrándose en una especie de simbiosis impuesta por la realidad, por los imperativos de la vida tal cual es.
Unos funcionarios profesionales, generalmente fijos, y
unos políticos que van sucediéndose a si mismos, captando. nuevos adeptos por cooptación, cuando no por imposición de los poderes fácticos ya aludidos.

Por otra parte, para vivir hace falta dinero. No nos hace falta autocitarnos para demostrar la tesis, ya generalmente admitida, de que Dinero es Poder. Y que esas dos tremendas realidades que conviven, que deben convivir en el mundo tal cual es, o tal como nos lo han hecho ( ¡otra vez!) los poderes fácticos, terminan por realizar una necesaria, fatal, idéntica, periódica y constante simbiosis.

El Estado, pues -sus funcionarios y sus políticos profesionales- genera dinero y poder. El Poder es una pasión. El Amor, el Odio, la Cólera, los Celos, la Envidia, pueden, individualmente, y en casos super-extremos, provocar homicidios, es decir, asesinatos con atenuantes y hasta eximentes.

El Poder es una pasión que puede provocar, y provoca constantemente, asesinatos fríos, sin atenunates. El Poder es el objetivo de la política, y ésta es total y -es un hecho- amoral.

Por lo menos tal como se vive hoy. No hay obstáculos ni frenos para el Estado, por mucho que sus representantes pretendan hablar en nombre del Pueblo. También con mayúscula, que la Democracia moderna es la apoteosis de las mayúsculas.

La pasión del Poder se ejerce sobre hombres. Esto será una perogrullada, pero conviene puntualizar, porque esta es la época del olvido de Perogrullo.

Por la pequeña Silesia se sostuvieron siete guerras, por la inmensa Groenlandia, despoblada, ninguna. No vamos a mantener, neciamente, que todo lo que hagan los Estados, tiene por objeto hacer la puñeta a los administrados, también llamados súbditos, que viene del latín "subditus" y significa sujeto, maniatado.

Lo que sí mantenemos es que, con las consabidas excepciones de unos cuantos santos varones, lo que hace el Estado, por su propia esencia, es protegerse a sí mismo, es realizarse, para utilizar la jerga actual. Y el Estado cuyo objeto son los súbditos (maniatados ante el monstruo frío) sólo puede realizarse a costa de estos.

Es así. Es un hecho. Y cada día se quieren más "derechos", es decir, más organismos que permitan descansar la iniciativa individual sobre los demás. Y eso hay que pagarlo. Y el Estado necesita dinero para pagarlo. Y el dinero sólo lo puede sacar de sus súbditos. Y el infernal ciclo se repite ad nauseam.

Hasta que llega el momento en que el Estado es una especie de Papá Noel, pero un Papá Noel que trae juguetes malos y rotos. O una niñera, exigente, tiránica y bien pagada.

El Estado, tanto para hacer dinero como para aumentar su poder, se convierte, así, en un comerciante. Y esto, no sólo en países en que gobiernen los marxistas. También regímenes apodados -justa o injustamente- derechistas, padecen la plaga del Estado comerciante.

Es una regla sin excepción: empresas puestas en marcha por la iniciativa privada, que dan buenas mercancías y servicios al público, y además ganan dinero que les permite renovar sus máquinas e instalaciones, excitan la codicia del Estado, que se las queda, de distintas maneras, más o menos lícitas, aunque por supuesto, legales, pues al Estado esto de hacer leyes se le da como hongos y, además, si conviene, se les da a tales leyes un efecto retroactivo.

Una vez en manos estatales, dichas empresas empiezan por subir sus precios y tarifas, empeoran en vertical su calidad y sus servicios y además, para que no falte nada, pierden dinero. Lo cual tiene una importancia muy relativa, porque el Estado, con aumentar los impuestos, o los precios y tarifas de sus servicios, ya ha solucionado su problema.

De memoria de hombre, no se conoce, en ninguna parte del mundo, no se ha conocido y, por las trazas, no lleva camino de conocerse, un sólo ejemplo de servicio o explotación estatal que funcione correctamente, y además gane dinero. Y, además, es natural.

Un funcionario (politizado) o un político (funcionarizado), no tiene, no puede tener la, a menos de ser una especie de santo laico, la iniciativa, la necesidad agónica de rendir en su trabajo, como debe tenerla, por fuerza, un trabajador del sector no oficial, mal llamado libre (?).

Este,
si es un patrón, experimentará tal necesidad ante la disyuntiva de sobrevivir o no sobrevivir en la lucha diaria por el mercado;
si es un obrero, ante la posibilidad de quedarse sin trabajo si no rinde.

El político, que ya hemos dicho que se funcionariza, como el funcionario se politiza en el sentido más peyorativo de la palabra "política", sabe que, al fin de su mandato, y en el peor de los casos, es decir, de no salir reelegido, siempre le queda la posibilidad de "reciclarse" en el sector privado, donde hará valer sus influencias y amistades que obtuvo en el sector público, en espera de que, a la siguiente hornada, o a la siguiente "crisis" de gobierno, vuelvan a requerirse sus inapreciables servicios.

El Estado, pues, pierde siempre dinero. Es decir, se lo cuesta a la nación que, además, está mal servida.

Es idiota negar una realidad diaria y palpable. Es un comerciante, hemos dicho, pero un mal comerciante, que es lo peor. Y cuando decimos "mal comerciante" no nos referimos al aspecto de su deficiencia, archidemostrado y super-admitido, sino al de su moralidad.

No aludimos, ahora, a inmoralidades específicas, sino al propio planteamiento comercial que se hace el Estado. Cuando alguien se retrasa en el pago de sus impuestos, por ejemplo, en seguida le caen recargos del 10 o del 20 por ciento e incluso amenazas de embargos.
Pero si el Estado debe devolver dinero a un particular, por ejemplo, a nadie parece sorprenderle que no se proceda, contra él de la misma guisa. Por que el Estado asegure, por ejemplo, la protección de la propiedad y la seguridad de sus súbditos (maniatados), se pagan impuestos.

Pues bien, entendemos que de la misma manera que un comerciante que da un mal servicio le debe a su cliente como mínimo una nota de abono y, según las circunstancias, una indemnización, el ciudadano (maniatado) que ha sido robado o agredido por unos delincuentes, debiera desgravar, de su declaración de impuestos, el importe de lo que te ha sido robado más los gastos de clínica e indemnizaciones a que hubiera lugar.

¿No insiste el Estado en actuar como comerciante? Pues que se atenga a los usos y costumbres de un comerciante honrado, ya que, por su propia esencia, le es físicamente imposible ser un comerciante eficiente.
Su ineficiencia se pone especialmente de manifiesto cuando, para cubrir aritméticamente, ya que no realmente, los malos resultados de su gestión económica, procede, periódicamente, a la devaluación de su moneda.

Una devaluación es, ni más ni menos, que un robo colectivo a todos los ciudadanos de la nación, se aduzcan para ello los motivos que se aduzcan. Y cuando en la gestión estatal se mezclan las ideologías, entonces el "monstruo frío" llega al punto álgido de su incapacidad y de su nocividad para los maniatados.

Se ayuda, se fomenta, se financia a tal o cual partido "hermano" en tal o cual país extranjero, y esto, les guste o no a los maniatados en cuestión, lo pagan ellos. Y a fondo perdido, además. Porque si un día el partido "hermano" devuelve la ayuda, ésta será para el "partido" indígena, no para el pueblo, que no tiene más papel, en esa comedia, que el de pagano".

El Estado, Moloch insaciable, tiene su "biblia" particular, llamada Constitución, pero tiene igualmente su doctrina de los Padres de la Iglesia democrática, que actualiza los casos prácticos de aquélla en un cuerpo legal que en España, por ejemplo, se llama Boletín Oficial del Estado, o Gaceta de Madrid, como concesión al centralismo, inventado por las Derechas pero llevado a un paroxismo demencial por las Izquierdas en todas partes, y especialmente en Francia, nuestro modelo permanente.

Pues bien: ese Boletín, esa Gaceta, desde el primero de Enero ha publicado ya miles páginas de disposiciones sobre los más variados temas y actividades humanas de los maniatados españoles, con docenas de millones de palabras. Y ahora tengamos presente que "la ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento".

Confrontar esa frase con la realidad es una comedia, y es también una tragedia, para el pobre súbdito (maniatado). Porque ¿cómo va a saber el ciudadano de la calle, un comerciante, pongamos por ejemplo -pero, eso sí, un honrado comerciante- todo el Código Mercantil, más el Civil y el Penal, más los miles de palabras que le dedica a diario el Boletín Oficial del Estado, más los centenares o miles que le puede dedicar el "estadito" autónomo en que vive? Más otras cuantas miles de normas de urbanismo y fiscalidad y ...

Se argüirá que no le queda más remedio que recurrir a un abogado, pero,
¿de veras cree nadie que un abogado, que estudia unas diez o doce mil páginas de leyes y de casuística en el curso de toda la carrera que dura cinco años, va a aprenderse luego cuarenta mil en un año, más otras tantas que pueda "parir" en el mismo lapso de tiempo el estado autónomo de turro?
Y ¿de veras cree alguien que tantas leyes, decretos, disposiciones no se entrecruzan, cuando no contradicen simplemente entre sí?

Los modernos Estados y estaditos, en su manía por invadir el ámbito de todas las actividades humanas, para dar trabajo a sus funcionarios porque algo tienen que hacer, ¡qué diantre!- terminan por reglamentarlo todo. Cada vez tenemos menos libertad real para hacer nada.

Así como el Talmud prescribe a los judíos ortodoxos cómo tienen que llevar a cabo los actos más nimios de su vida, los modernos Estados, mientras nos hablan constantemente de Libertad, nos arrebatan todas las libertades y acaban reglamentando nuestra vida "from womb to tomb" (desde la vagina hastael féretro), como dicen en Inglaterra.
Acabarán reglamentando hasta el porcentaje de haches en la sopa de letras. Y la verdad es que en España apenas estamos empezando. En Suecia están tan adelantados que es el Estado quien decide la educación que se va a dar a los hijos, no los padres.
Es el Estado quien decide dónde van a ir de vacaciones los obreros de tal empresa, no los obreros.
Es el Estado quien decide todo
.

Cierto, en Suecia, como en todas partes, tienen derecho a voto. Bien, ¿Y qué? La gente sólo puede votar a los partidos homologados por el Sistema, que se turnan en el poder.

Las gentes se llenan la boca con su derecho al voto. Ciertamente,tienen derecho a depositar un pedacito de papel, con un nombre, en una urna. Luego se procede a un recuento, y ya está. El poder del ciudadano se ha acabado ahí, tras durar los segundos necesarios en depositar el papelito en la urna. El ciudadano, o mejor el conjunto de ciudadanos,votará de acuerdo con lo que le diga la propaganda electoral, y nada más.

Nada más porque la complejidad de la vida moderna, que el Estado le complica para que no tenga tiempo de pensar en nada más que en lo fisiológico, "boulot, dodo, caca, boulot, dodo, caca, etc." (trabajo, dormir, caca, en la versión española del dicho francés), no le permite dedicar apenas tiempo a informarse de lo que sucede a su alrededor. Y si arranca tiempo al tiempo y se informa, las fuentes informativas están emponzoñadas, porque la prensa independiente, auténticamente independiente, no existe.

Sí, es cierto, al hombre de la calle le pregunta el Estado un sinfín de cosas, Cosas de las que no tiene ni la más remota idea, o bien cosas triviales, sin importancia.
Le pregunta si quiere que su país entre en la O.T.A.N. (cuando no hay ni tres ciudadanos en cada cien que sepan exactamente qué es esto) o si prefiere, como alcalde de una ciudad de tres millones de habitantes, a Gómez o a Pérez, que no tiene el gusto de conocer.

Pero, en cambio, no le pregunta las cosas importantes, las que le conciernen a él, a su bolsillo y a su espíritu, a su cuerpo y a su alma.
No le pregunta si está o no está de acuerdo en ir al servicio militar, en saltar en paracaídas o en servir de "machacante" a un ignorante chusquero; no le pregunta si está o no está de acuerdo en ir a la guerra, a morir por los poldevos, por los monomotapos o por los kamchatkianos, o para imponer el sufragio universal en Ruanda-Burundi.

No le pregunta si quiere o no quiere pagar impuestos, y más impuestos y más impuestos.

No le pregunta si está de acuerdo en que mientras se limita la subida de salarios a obreros y empleados en un quince por ciento como máximo -tras haberles aligerado de un ocho con una devaluación- en cambio los bonzos estatales, los diputados, se suben así mismos su salario en un cien por cien, y, para inri supremo, libre de impuestos, que son buenos para los demás, pero no para ellos, que se sacrifican bastante en aras del bien de la patria. ¡Jesucristo bendito! ¡Cuánta jeta!

Al pobre Juan Pueblo no se le pregunta nada. Sólo se le crea el reflejo condicionado, a base de la bien conocida técnica publicitaria de las repeticiones, de que él es el soberano. El hecho de que tal creencia le resulte agradable le ayuda a tragarse la descomunal trola.

Y no se apercibe de que cuanto menos dinero tiene, cuanto más se lo quitan con impuestos, cuanto más se lo roban con devaluaciones, con alzas desconsideradas de precios y, sobre todo, cuanto más se lo controlan, menos poder tiene. Por mucho que le hablen de Libertad, el que nada tiene, no es libre. En todo caso, en España, concretamente, cada vez tiene menos.

El ex rector de la Universidad de Barcelona, D. Fabián Estapé ha dicho, recientemente una frase que, creemos, se pasa de comentarios: "Si el Estado fuera una empresa como las demás, estaría absolutamente quebrada, Tal vez un buen abogado conseguiría hacerlo pasar por una suspensión de pagos. Hemos entrado en la categoría de insolvencia limitada. El endeudamiento de la cuenta del Tesoro con el Banco de
España excede de dos billones de pesetas. Desde hace un tiempo se ha perdido todo el control del presupuesto público.
Cuando entró Tejero en el Congreso, el Tesoro ya debía al Banco de España un billón de pesetas. Es admirable que Calvo Sotelo haya conseguido desde el día del tricornio doblar la deuda. Esto es meter la mano en el cajón del pan de todos

Los hombres siempre han luchado en nombre de unas "ideas", pero han luchado por su patria. Y, a menudo, sin darse cuenta. Sólo los genios, cuya existencia transcurre "por encima del tiempo", se aperciben de ello. Como Napoleón cuando afirmaba que sólo reconocía la existencia de dos naciones, en última instancia: Oriente y Occidente.

Y sin embargo... Sin embargo esto sólo ocurría en los buenos, viejos tiempos. Hoy la Idea ha sido suplantada por "las ideas", de la misma manera que la Libertad ha tomado el relevo de las libertades. Las ideas, cuyo conjunto forman las ideologías. Las modernas ideologías, que son, en realidad, antiquísimas. Pues el Marxismo no fue inventado, si no reinventado por Marx. Muchos siglos antes lo había inventado un correligionario suyo: el Faraón usurpador José, imponiéndolo en Egipto.
El Marxismo es la consecuencia lógica e ineluctable de las modernas ideologías que parten del Liberalismo y del cuatrilema Libertad - Igualdad -Fraternidad - o muerte.

Y para comprobarlo basta con observar los hechos. No hay país "socialista" -como dicen en la URSS y satélites- no hay país marxista que no haya pasado por la fase previa del liberalismo.
Los marxistas, hogaño en el poder en varios países de la Europa residual, llamada "libre" por contraste con el "gulag" concentracionario soviético, parten, en su estrategia, de algo esencial en la vida de los hombres. Parten del dinero. Para ellos, como diríamos parodiando a Marcel Aymé, el dinero es el dinero de los demás.

Y ello se explica fácilmente pues el Marxismo, pese a su pseudo empaque científico no tiene nada de complicado. El Marxismo es estatismo con mucha literatura igualitaria alrededor.

No obstante, no se trata, para el Marxismo, de implantar la Igualdad. Se trata de quitarles cada vez más a las gentes que producen riqueza, con objeto de mantener cada vez mejor a un número cada vez mayor de Funcionarios y de colmar el déficit endémico de un sector público cada vez más inepto.

Todas las experiencias marxistas en este Planeta se resumen a esto. Empero, la literatura igualitaria es muy útil. Sirve para soliviantar a la opinión contra las gentes a las que se expolia. Esas gentes, para mayor inri,sólo son industriales, comerciantes, artesanos libres y propietarios del agro; nunca son banqueros; nunca son financieros. Siempre productores de riqueza. Contra esos productores se azuza la ignorancia de las masas.
Luego, en nombre de la justicia social, de la solidaridad humana, de la democracia, o lo que sea, se les dice, mientras se les arrebata la cartera: "Debierais avergonzaros de haber trabajado por el dinero que os quitamos".

Estas gentes no son sólo los ricos. Se cree que el Marxismo combate a los ricos para beneficiar a los pobres. Por tal motivo aparece como fundamentalmente generoso y es tan ingrata la crítica contra él. Pero su principal objetivo no es suprimir a los ricos. Tampoco es enriquecer a los pobres. Es aniquilar la resistencia en las clases motrices.

El Marxismo lleva a cabo un combate contra todos los europeos, contra todos los occidentales, ricos, de media fortuna e incluso pobres, que pertenecen al sector privado y cuyo trabajo produce riqueza, para obligarles a aceptar que una parte cada vez mayor del producto de sus esfuerzos revierta al Estado, al Monstruo frío, a sus oficinas, a sus departamentos, a sus organismos de control y de asistencia, al funcionariado y al sector público. Se trata de una verdadera lucha de clases. Tienen razón los marxistas cuando tal afirman. Pero no de la lucha de clases que comúnmente se cree.

Tenemos el ejemplo en Francia, cuyo régimen socialista se enorgullece de proclamarse marxista y en cuyo gobierno figuran cuatro comunistas oficiales y, por lo menos, otros dos muy sospechosos de serlo de matute.

En Francia hay, hoy día, cuatro millones de funcionarios, lo que supone un récord europeo. Casi tres millones y medio de esos funcionarios están sindicados.
La riqueza nacional es producida por otros veinte millones de franceses, entre los cuales sólo un quince por ciento están sindicados, lo que también significa un récord europeo.

Y aún las dos terceras partes de esos sindicados pertenecen a empresas nacionalizadas. Es decir, que sólo un 5 por ciento de los franceses que trabajan fuera de la órbita del Estado están sindicados, mientras el 88 por ciento de los funcionarios, en cambio, sí lo están.

Esto significa que un enorme trasto, una estructura fenomenal -Estado, sector público y sindicatos- debe literalmente su existencia al trabajo de los demás ciudadanos y así prolifera, aumenta su poderío, su autoridad y sus privilegios exigiendo insaciablemente, más tajada de la renta nacional.

Esta estructura pretende cínicamente que encarna y expresa "el pueblo de izquierdas". Es una impostura. Es sólo una impostura. Es sólo una manera de idealizar a una vasta oligarquía para la cual el estatismo, el centralismo y el sindicalismo son unos medios para confiscar, manipular, absorber, bajo el manido pretexto de la redistribución de la riqueza y de la Igualdad, el fruto del trabajo productivo de la nación.

El Marxismo es una herramienta de trabajo. Exactamente, una herramienta de combate contra el pueblo a quien se le impone. Una herramienta ideológica.

En Francia, los impuestos obligatorios, a la base, en cualquier sociedad, en cualquier actividad, grande o pequeña, son del orden del 50 por ciento. Luego vienen los arbitrios y cotizaciones municipales, las multas y las "mejoras sociales" bautizadas así por las necesidades de la causa pero que representan un gasto suplementario.
Y luego, a la hora de repartir los beneficios generados A PESAR DEL ESTADO PROVIDENCIA el impuesto sobre los beneficios que es, además, progresivo, de manera que en Francia por diversos conceptos el Estado puede llegar a quedarse hasta el 91'5 de lo que se ha ganado honradamente;
En Suecia el 94 y
En Inglaterra, a pesar del frenazo dado por los conservadores, el 93.

Es una expropiación legal y a nadie puede extrañar que ante la agresión de que es objeto el trabajo productivo y su hija legítima, la Propiedad, las gentes que no están encuadradas en el Sistema Marxista busquen defenderse por los medios que el omnipotente monstruo frío no pueda contrarrestar.

Y así sucede que proliferan las transacciones subterráneas, los pagos "debajo de la mesa", los servicios sin factura y la honorabilidad desaparece paulatinamente de la vida cotidiana, pues sería estúpido pedir que ante una agresión como la que sufre el ciudadano no enchufado éste tuviera, además, que luchar con el lirio en la mano.

Con este loco Sistema que fatalmente debe desembocar, lo repetimos, en el Marxismo, los pobres se convierten en más pobres, los ricos se empobrecen y los funcionarios y la clase política se pavonean.

La oligarquía que sirve a los Poderes Fácticos es de más en más próspera y de más en más poderosa. Es a ella a quien los marxistas han prometido el "cambio". Para esto han servido las ideologías. Para imponer la dictadura combatiendo al Trabajo y halagando a los trabajadores.

Antes, las ideologías estaban al servicio de las naciones y, con ciertas restricciones mentales y reservas, hasta se creía -al menos, algo- en ellas.

Hoy están al servicio del Gran Parásito, de unos Poderes Fácticos, que las utilizan para dominar a los pueblos, narcotizándoles con el embrujo de bellas palabras. Y los que las utilizan con tan singular provecho, por supuesto no creen en ellas.

¡Pobre Maquiavelo, el incomprendido! El preconizaba la astucia, el fingimiento y el engaño, en Política, para vencer al Enemigo. Nuestros domésticos maquiavelos de vía estrecha engañan y fingen astutamente servir a sus pueblos, para servirse de ellos. Es así.

Los mitos contemporáneos están motivados por la política imperante. Un caso flagrante de mixtificación histórica es el de Ghana.

Cuando los nativos negros de la antigua colonia británica de Costa de Oro, al mando de un líder, Nkwame Nkrumah, subvencionado por los servicios de la N.K.W.D., se sublevaron contra la metrópoli, para dar un lustre artificial al estado que se proponían crear, inventaron -o alguien inventó para ellos, lo que parece más probable- un pasado glorioso que sirviera de justificación histórica, a su petición de independencia. En 1957, cuando, bajo auspicios de la O.N.U. la antigua colonia obtuvo su independencia, se adoptó el nombrede Ghana.

Se escogió tal nombre para rememorar el legendario "Imperio de Ghana", que existió mil años atrás. A pesar de las vehementes afirmaciones de Nkrumah y sus secuaces en tal sentido, no ha sido posible, ni aún con la mejor voluntad del mundo, encontrar la menor relación directa entre, la moderna "Ghana" y la del siglo X, que era un territorio árabe que se extendió, aproximadamente, por las actuales Mauritania y Mali.

Un caso similar, o peor aún, es el de Zimbabwe, nombre que se ha querido dar al territorio de la antigua Rhodesia del Sur. Dicho territorio estaba ocupado, en el siglo XIX, por dos tribus, los matabelés y los bantúes, cuando fue incorporado al Imperio Británico merced al genio y al empuje colonizador de Cecil Rhodes.

Lo primero que hicieron los ingleses fue impedir que matabelés y bantúes continuaran matándose los unos a los otros, algo que venían haciendo desde tiempo inmemorial.Luego construyeron carreteras, hospitales, escuelas; en una palabra, colonizaron el país, arrancándolo a su secular barbarie, dentro de lo posible.
Cuando la subversión antieuropea alcanzó a ese país, y tras el
fracaso, por motivos que no procede analizar aquí, de la intentona de Ian Smith que trataba de continuar, sin la tutela de los gobiernos de Londres, el predominio político de los blancos, los llamados "guerrilleros", matabelés y bantúes, obtuvieron la independencia.
Bantúes y matabelés no habían nunca convivido juntos, y al formarse el nuevo Estado -vamos a llamarlo así- empezaron a matarse, unos a otros, alegremente, algo que habían dejado de hacer por culpa de la insoportable manía del Hombre Blanco de mezclarse en. los asuntos ajenos.
Los rusos apoyaban a los bantúes, mayoritarios, cuyos jefesmáximos eran Robert Mugabe y el Presidente de la República, que atiende por el nombre, tan bonito, de Canaan Banana.
Los chinos apoyaron entonces, a los matabelés, menores en número pero más guerreros, y dirigidos por un jefe local, llamado Joshua Nkomo.

El estado de guerra civil latente continúa hoy en día, y no aparecen indicios de que acabe nunca. Pero hay que tener bien presente una cosa: antes de estructurarse Rhodesia como tal territorio, bajo el imperio del Hombre Blanco, matabelés y bantúes habían sido vecinos, en permanente hostilidad, y jamás habían constituido, no ya un "estado", que tal estructura política era desconocida en Africa antes de la llegada de los blancos, sino nisiquiera una unidad tribal.

Pero, con todo, había que dar, por lo menos de cara al exterior, una imagen de estado serio, y, para ello, había que fabricarle al nuevo "país independiente" un pasado. Naturalmente, artificial, pues las tribus, en Política, no tienen pasado.

Así se inventó el mito de Zimbabwe, nombre que se dio a la antigua Rhodesia del Sur.
¿De dónde procede ese nombre?
De las ruinas de Zimbabwe, halladas por los arqueólogos ingleses a unos 24 kilómetros de Fort Victoria. Se trata de un conjunto de construcciones graníticas con murallas, torres, recintos cerrados, etc. Datan del siglo IX, las más antiguas, y del siglo XIV, las más modernas. Fueron construidas, según opinión casi unánime de arqueólogos e historiadores, por los árabes, que reunían allí a los esclavos negros, para mandarlos, luego, en caravanas, hacia el norte,hasta la isla de Zanzíbar, donde los embarcaban hacia los mercados de Arabia.

Los actuales políticos del nuevo estado de Zimbabwe pretenden que aquellas ruinas son vestigios de construcciones ciclópeas llevadas a cabo por sus antepasados matabelés, o bantúes, pero esta opinión es sencillamente risible.
¿Es creíble que los matabelés o bantúes del siglo IX fueran capaces de erigir construcciones de piedra mientras en el siglo XX no pudieran pasar de rudimentarias cabañas de follaje, paja y barro?

Zimbabwe, como entidad cultural bantú o matabelé es sencillamente un fraude, y un fraude grotesco, además. Inventado por las necesidades de la causa. Así es.

Y otra cosa. Los jerifaltes negros se muestran muy puntillosos acerca del empleo de la palabra "cafre". Según ellos, es una palabra despectiva usada por los blancos para patentizar la inferioridad de los negros.

Es otro mito. La palabra "cafre" no es de origen inglés, ni de ningún otro idioma blanco. Es de origen árabe, y significa "infiel".

Los negreros musulmanes de Zimbabwe designaban con ella a los esclavos negros. Aunque ahora los santones mahometanos se llenen la boca con su doctrina de la igualdad de los hombres, "independientemente del color de su piel".

Otra invención, con fines políticos, es la del nombre de Azania, que los terroristas bantúes y xhosas del Africa del Sur dan al territorio de aquella República.
Su objetivo confesado es la toma del poder y la eliminación física de los blancos.

Cuando lo logren, se proponen rebautizar el país, dándole el nombre mencionado. Pero el caso es que nunca existió una Azania en la realidad. En la ficción, sí.
Fue el nombre que dio el escritor inglés Evelyn Waugh a un país imaginario, africano, cuyos naturales eran harto cretinos, en su libro "Black Mischief" (Fechoría Negra).

Por cierto que el gobierno etíope se dio por aludido, interpretando que el escritor se refería a Etiopía en aquel libro, y a Waugh se le prohibió la entrada en el país y se le declaró persona non grata.

El mismo caso se da con Namibia, nombre que los guerrilleros, los terroristas, los libertadores, -o como quiera llamárseles-, del territorio del Africa del Sudoeste reservan al país cuando logre su independencia.

En ningún mapa, tratado geográfico o diccionario hemos visto referencia alguna a Namibia o a su origen por la sencilla razón de que no lo tiene. Es una afabulación más.

Hay más: la organización subversiva que, lucha contra el ejército sudafricano se llama, a sí misma, S.W.A.P.O., inicialesde la "South West African Political Organization", que significa Organización Política del Africa del Sudoeste.
Tal organización actúa desde aproximadamente 1974, con lo que sabemos que el nombrecito debe ser posterior a esa fecha, pues, de lo contrario, se habrían autodenominado Namibia Political Organization".

Tampoco existe justificación alguna para el nombre de Zambia, dado a la antigua Rhodesia del Norte y extraído de la nada.

Y lo mismo cabe decir de lo que ciertos cenáculos europeos y americanos han inventado con el nombre de "Negritud", auténtico camelo cultural.

¿Cómo puede hablarse de cultura cuando no se ha sido capaz de crear siquiera un idioma con una gramática?

¿Arte negro?

Leamos lo que en cierta ocasión escribió el crítico de arte francés Max-Pol Fouchet para definir el llamado ArteNegro: "Nos encontramos ante un arte del contenido y de lo real invisible... Ante numerosos estilos mixtos, que dan testimonio no sólo de la prodigiosa. diversidad del arte africano, sino también, de la manera más absoluta, de las dos postulaciones esenciales de la creación artística, y aquí Africa habla en nombre de todos los pueblos.
Arte de lo monumental sin énfasis. Arte del silencio. De la evidencia. Arte de lo Absoluto. Arte que sólo excepcionalmente representa a los dioses, aunque representa siempre su presencia. Arte de lo sagrado, pues lo sagrado no es independiente de la vida de Africa.
Arte que nos lleva, para utilizar palabras de Klee "hacia las insondables profundidades del soplo primordial y, lejos de limitarse a la copia de lo visible, se anexiona la parte de lo invisible ocultamente apercibido"

Leamos y releamos: estas palabras no tienen sentido.
¿Qué diablos puede ser lo real invisible?
¿O las postulaciones esenciales del Arte?
¿Quién puede explicar lo que son las insondables profundidades del soplo primordial?
¿Y lo invisible ocultamente apercibido?

Todo esto no es ni siquiera cómico. Es puramente demencial. Que un "bon vivant" como el esteta marxista Fouchet diga palabras sin sentido semántico alguno es triste. Pero que "Paris-Match" ponga como pié de foto de una espantosa "escultura" lwalwa: "Podría tomarse por un Picasso" es auténtico, y deprimente. Deprimente para los lwalwa, claro.

Si bien Picasso perpetraba aquellos engendros para explotar el snobismo de los más y, por otra parte, por lo menos sabía dibujar. Porque lo esencial, por otra parte, no se ha dicho.

Se quiere que admiremos, como obras de arte unos objetos que, en el espíritu de sus creadores no lo eran. Eran fetiches destinados a crear y a contrarrestar conjuros de los espíritus malignos.

Se quiere crear, de matute, un "arte negro" a posteriori, y expresarle mediante un argot típico, formulando sus leyes e imponerlo al universo como un arte superior.
Se nos pretende mostrar lo que no existe. El "arte negro" fue inventado en París, hacia 1910, por marchantes sionistas, firmemente decididos amixtificar a sus contemporáneos, pero la realidad es que las artes plásticas nunca han existido en Africa Negra.

Que a infantiles monstruosidades se las califique de neo-expresionistas, surrealistas o de "insondables profundidades del soplo primordial" no cambiará el hecho de que la llamada "Negritud" cultural es un despampanante timo.

El objetivo de ese timo, aun cuando inicialmente fuera, tal vez un negocio de marchantes desaprensivos, consiste en imprimir en la mente colectiva de las masas esta idea idiota: "Los negros son superiores a los blancos".

Así James Baldwin, junta letras negro-americano declaró: "La raza blanca constituye una minoría numérica en el mundo más tarde, o más pronto, se convertirá en una potencia de segundo orden".

Y Joel Carmichel, líder de los "Panteras Negras", grupo paramilitar racista negro: "Los blancos deben intentar elevarse al nivel del humanismo de los negros".

Esta superioridad negra es afirmada por ciertos blancos de una manera perentoria. Poco importa el escaso éxito, por decirlo de una manera lo más amable posible, de las numerosas exposiciones de arte negro que se perpetran por doquier, pero especialmente en París, Nueva York o Bruselas. Lo que importa es que se consagren a ellas pedantes y plúmbeos artículos en revistas "á la mode" y que los ladrantes progresistas hagan coro por la radio y la televisión.

"Gracias al Africa, el Arte asienta sus bases", soltó una vez por la Radio-Televisión Francesa el impensable Max-Pol Fouchet.
Si tal frase tiene algún sentido, significa que antes de la sorprendente eclosión de las artes negras el Arte, es decir, todas las artes, se encontraban en la infancia. ¡Maravilloso! El oráculo oficial de la cultura francesa televisiva asegura que una horrible estatuilla bambara es uno de los "chefs-d-oeuvre" del arte mundial, mucho más sensacional que Benvenuto Cellini.

Creemos que no vale la pena insistir más sobre esta mixtificación histórica contemporánea del llamado "Arte Negro, o "Negritud".

Sólo nos permitiremos hacer unascuantas preguntas, a ver si hay un inefable "progre" capaz de responderlas adecuadamente.

Si es cierto que en los albores de la Historia las grandes razas humanas empezaron a la vez, o, si se quiere emplear un símil deportivo, tomaron la salida al mismo tiempo y sobre lamisma línea.
Y si es cierto que NO se trata de un problema de educación, pues ésta es un producto de la Civilización y no una causa, puesto que al principio no hay más que la jungla y las cavernas, pedimos que se nos explique:
¿Por qué el Partenón no se eleva sobre una colina del Monomotapa, la Catedral de Chartres a las orillas del Congo o la Capilla Sixtina enMalawi?
¿Por qué no fue un simba quien escribió la Ilíada, la Divina Comedia, o el Quijote?
¿Por qué no fue un Ualoff quien compuso la Sinfonía Pastoral?
¿Por qué no fue un cambara quien compiló un código de leyes como el Derecho Romano?
etc. etc.

Otro mito histórico que parece tener más vidas que un gato es el de la pretendida responsabilidad, exclusivamente blanca, en el hecho, ciertamente deshonroso, de la esclavitud.

La realidad es muy otra.

El comercio de esclavos era practicado ya en Africa muchos siglos antes de las grandes colonizaciones blancas, que se extienden a lo largo de unos dos siglos y medio, como máximo.

Dicho comercio indigno era practicado por los árabes y por los mismos negros. Las tribus, en guerra perpétua, practicaban "razzias" recíprocas. Más tarde, los jefes indígenas vencedores vendieron a traficantes blancos (aunque luego hablaremos de tales blancos) a sus prisioneros de guerra, sus condenados por haber faltado a las costumbres tribales o por lo que fuere, en vez de hacerles trabajar hasta el agotamiento, de emascularlos o de comérselos.

Los verdaderos proveedores de la Trata eran los jefes negros, aliados naturales de los negreros. Los blancos no inventaron la esclavitud. Pero sí la prohibieron.

Sa de Bandeira, en el siglo XIX, en los territorios portugueses de Ultramar, fue el precursor del Anti-Esclavismo.
Luego vinieron americanos, franceses, ingleses y españoles, casi al mismo tiempo, y por tal orden cronológico. Algo más tarde, los holandeses.

Esto es un hecho, y otro hecho es que la Esclavitud sólo fue suprimida en Etiopía en el año 1937, por los fascistas italianos... A LOS QUE SE ACUSO DE HABER ESCLAVIZADOEL PAIS. Y cuando el Negus, Hailé Sélassié, volvió al poder, tras los carros de combate británicos, en 1942, lo primero que hizo fue reinstaurarla, obligándole los ingleses a prohibirla, de nuevo, en 1943.

No obstante, la Esclavitud continúa existiendo en Etiopía, en el Sudán, y en las costas arábigas del Mar Rojo. Pero como los beneficiarios de tan innoble tráfico no son blancos, la O.N.U., la U.N.E.S.C.O. y la "Conciencia Humana" no han protestado lastimeramente.

Hemos aludido a los negreros blancos. Conviene matizar. El más famoso de los negreros fue un tal Aaron López, un sefardita de nacionalidad holandesa.
Luego, pisándole los talones, otro sefardita,Isaac Méndez. Estos caballeros operaron, sobre todo, por el Caribe y la zona Norte de América del Sur. Correligionarios suyos fueron los principales traficantes de esclavos en la parte Norte del Hemisferio.

Ahora, eso sí, a la hora de aplastar a los occidentales con sus lecciones de moralidad histórica, sionistas de toda laya y barniz se hallan en vanguardia. ¡Cómico y trágico a la vez!.

Es sabido de todos que los blancos son los culpables de todo lo que no funciona en el mundo. Esta es la creencia general, que se ha amazacotado a martillazos en las mentes de los más. Un complejo de culpabilidad sabiamente instalado en la Conciencia Colectiva de los occidentales. De tal complejo pueden beneficiarse, indirecta y parcialmente, algunos estados (o, más exactamente, algunas tribus) negros. Pero a los que mueven ese tinglado, ese mito histórico sin precedentes, les importan un comino losnegros. Y ya lo demostraron con hechos.
Volver arriba Ir abajo
 
El Estado Niñera, Marxismo, Negritud.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Canarias consiguirá finalmente el estatuto internacional de "Estado Archipielágico" grácias a ZP, décadas despues de sus congeneres Portuguesas de madeira y Azores
» PUEDEN TENER TODAS LAS BOMBAS QUE QUIERAN PERO MIREN EL ESTADO FISICO DE ESOS SOLDADOS,ESTAN MATAOS.....
» Un homenaje a nuestro cuerpos de seguridad del estado!!!VA POR TODOS VOSOTROS!!!
» Presupuestos Generales del Estado 2010
» Ataque antisemita en un acto por la creación del Estado de Israel, en Argentina

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial del MCE.AJE :: Principal-
Cambiar a: