Foro oficial del MCE.AJE


 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Evangelio: Jueves 6 de Noviembre de 2014

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
onesimoredondo
CAMARADA CAMISA VIEJA
CAMARADA CAMISA VIEJA
avatar

Cantidad de envíos : 445
Localización : Asturias
Fecha de inscripción : 01/05/2013

MensajeTema: Evangelio: Jueves 6 de Noviembre de 2014   Miér 5 Nov - 23:08:24



XXXI Semana del Tiempo Ordinario






Santos del día:

San Leonardo Noblac
San Severo Barcelona
San Félix de Toniza
Mártires  Indochina
San Leonardo Orleáns
Mártires del siglo XX en España
San Pablo de Constantinopla
San Melanio de Rennes
San Iltuto de Llanilltud
Santos Calinizo de Jerusalén
San Protasio de Lausanne
San Winoco de Taruanense
San Esteban de Apt
San Teobaldo de Dorat






Evangelio según San Lucas 15,1-10.

Todos los publicanos y los pecadores se acercaban a Jesús para oírle, y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: «Éste acoge a los pecadores y come con ellos».

Entonces les dijo esta parábola. «¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va a buscar la que se perdió hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, la pone contento sobre sus hombros; y llegando a casa, convoca a los amigos y vecinos, y les dice: ‘Alegraos conmigo, porque he hallado la oveja que se me había perdido’. Os digo que, de igual modo, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por noventa y nueve justos que no tengan necesidad de conversión.

»O, ¿qué mujer que tiene diez dracmas, si pierde una, no enciende una lámpara y barre la casa y busca cuidadosamente hasta que la encuentra? Y cuando la encuentra, convoca a las amigas y vecinas, y dice: ‘Alegraos conmigo, porque he hallado la dracma que había perdido’. Del mismo modo, os digo, se produce alegría ante los ángeles de Dios por un solo pecador que se convierta».






Comentario del Evangelio por:

San Pedro Crisólogo (c.406-450), obispo de Ravenna, doctor de la Iglesia
Sermón 168, 4-6; CCL 24B, 1032

Dios va en busca de una oveja para la salvación de todas

   El mero hecho de encontrar un objeto que habíamos perdido nos llena de un gozo renovado cada vez. Y este gozo es más grande que el que experimentamos, antes de perderlo, cuando este objeto estaba bien guardado. Pero la parábola de la oveja perdida habla más de la ternura de Dios que de la manera como los hombres se comportan habitualmente. Y expresa una verdad profunda. Dejar lo que tiene importancia por amor a lo que hay de más humilde es propio del poder divino, no de la codicia humana. Porque Dios incluso hace existir lo que no existe; y va en busca de lo que está perdido aún cuidando lo que ha dejado en su lugar, y encuentra lo que se había perdido sin perder lo que tiene bajo su custodia.

   He aquí porque este pastor no es de la tierra sino del cielo. La parábola no es, de ninguna manera, la representación del obrar humano, sino que esconde misterios divinos, tal como lo demuestran los nombres que, de entrada, menciona: “Si uno de entre vosotros, dice el Señor, tiene cien ovejas y pierde una”… Ved como la pérdida de una sola oveja ha hecho sufrir, dolorosamente, al pastor, como si el rebaño entero, privado de su protección hubiera tomado un mal camino. Por eso, dejando a las noventa y nueve restantes, va en busca de una sola, se ocupa de una sola, a fin de reencontrarlas y salvar a todas en ella.






San Severo Barcelona




San Severo de Barcelona, obispo y mártir

En Barcelona, ciudad de Hispania, san Severo, obispo, que, según la tradición, obtuvo la corona del martirio.

Ya hacia 1772 escribía Flórez en su monumental «España Sagrada»: «Muy controvertido anda todo lo que pertenece á San Severo : pues no solo discrepan los Autores sobre el tiempo, si fue el de los Gentiles, si de los Godos; si padeció por pública, ó particular persecución; si fue uno, si huvo dos, etc. sino que en nuestros dias ha salido a luz la novedad de que no huvo en Barcelona Obispo San Severo, pues el celebrado aquí solo fue Obispo en Ravena, mal creido de Barcelona» (pág 51 op.cit.bibl.).


Flórez descarta con mucho nervio la identificación entre el san Severo de Ravena (del 1 de febrero) y el de Barcelona, por la principal razón de que el de Barcelona ha sido desde siempre venerado como mártir, y los textos que a él se refieren lo mencionan siempre como mártir. Y es precisamente a esto a lo que se reduce la totalidad de lo que tenemos de histórico respecto de nuestro santo: hay un genuino culto antiguo que lo reconoce como obispo y mártir de Barcelona. El santo aparece mencionado en muchos listados de obispos, se veneran sus reliquias, tanto en san Cugat Del Vallés como en la catedral de Barcelona, adonde fueron trasladadas en la primera mitad del siglo XV, y se conservan diferentes redacciones de los oficios litúrgicos del santo.


Pero allí tenemos también el límite de lo que podemos decir sobre él: todo ese material (que es abundante), no va más atrás del siglo IX, acaso VIII, pero no más. Es verdad que la leyenda del santo nos habla de la época de Diocleciano; sin embargo, esa referencia, en un mártir, no deja de tener algo de convencional: al ser la persecución más conocida, cuando de alguno no se sabía la persecución, siempre quedaba el recurso a que hubiera sido «sub Diocletiano». Lo cierto es que nuestro santo es tan persistentemente venerado como mártir, como completamente desconocida es la persecución en la que pudo haber muerto. Y decir eso es decir que no sabemos en qué época vivió: si atendemos a las leyendas, inicios del siglo IV (Diocleciano), si atendemos a algunos listados episcopales, 354, pero no es ésa ya época de persecuciones, y además parece una fecha contaminada por la confusión entre el Severo de Barcelona y el de Ravena; y si, por fin, atendemos al tiempo en que aparecen las referencias históricas al santo, debemos confesar que no hay ningún motivo para situarlo más atrás del siglo VII, que es lo que hace la última edición del Martirologio al colocarlo tras Callinizo y los mártires del Jerusalén de la primera mitad del siglo VII.


Los oficios litúrgicos antiguos conocidos, y especialmente un himno de Vísperas que se conserva, hablan del martirio con clavos clavados en la sien, a veces se dice tres, aunque algunos han llegado a hablar de dieciocho. Según menciona Villanueva en su «Viage Literario» (t. XVIII, pág. 30), el entonces Arzobispo de Barcelona, Don Francisco Clemente Capera, manda en 1429 suprimir de los oficios la referencia a «dos o más clavos», y dejar sólo uno, así como a quitar del himno de Segundas Vísperas referido la comparación entre la pasión de Severo y la de Cristo. Lamentablemente, carecemos de más datos para hablar de las circunstancias concretas del martirio. Bien sabemos, de todos modos, que en aquellas épocas se aplicaba el nombre de mártir no sólo al que moría en defensa explícita de la fe, sino incluso a aquellos que morían en cumplimiento de una tarea que tuviera relación con ella, como es el caso de muchos obispos muertos por razones político-morales (porque hayan denunciado un abuso de poder u otros motivos semejantes) y que han pasado a la hagiografía como mártires, ya que la muerte se produjo como consecuencia de las exigencias de la fe, aunque ella no hubiera sido la causante directa. La falta de un marco claramente persecutorio en el tiempo y lugar de san Severo hace pensar en esta hipótesis.



Las leyendas abundan, naturalmente, en detalles, no por inverosímiles o simplemente fantásticos, menos transmitidos y repetidos. Citaremos una sección de la historia tradicional, sólo para que se entienda la iconografía del santo, vinculada, como suele ser, a los aspectos más legendarios de su vida y martirio:br>Al tener noticias [de la persecución] el santo obispo Severo juzgó que era conveniente ocultarse, y llegó al Castro Octaviano (el actual San Cugat). Al llegar san Severo a la entrada del lugar, vio a un hortelano, de nombre Medir o Emeterio, que estaba sembrando habas en su campo, y, reconociéndolo como cristiano, después de haberlo alentado a la constancia en la fe en medio de la persecución, le advirtió que, si venían en busca del obispo, les dijera claramente que había pasado por allí.
Entretanto, fueron los soldados en su busca, con la orden expresa y terminante de acabar con él. Llegaron, pues, a la entrada del Castro Octaviano, y se encontraron con el hortelano poco después de la conversación que con él había tenido Severo. Pero en ese breve intervalo, Dios había obrado un gran prodigio, pues las habas sembradas por el hortelano habían crecido rápidamente y estaban ya en flor. Al preguntarle, pues, los soldados si había visto al obispo Severo, respondióles que, en efecto, había pasado por allí. Pero, al insistir ellos sobre el tiempo en que esto había sucedido, repuso que cuando estaba sembrando las habas. Esta respuesta excitó la furia de los soldados, pues viendo las habas ya en flor, juzgaron que aquel hombre se burlaba de ellos. Así, pues, lo prendieron y se lo llevaron consigo al Castro Octaviano, donde poco después acompañó a su obispo en el martirio. La escena puede verse en el mural actual pintado en la iglesia de San Severo, en Barcelona, que reproducimos.



Para terminar, unos versos del himno de II Vísperas del siglo IX, del oficio del santo:

Tu cujus caput portavit
tunc coronam spineam,
sancto dedisti Severo
aureolam fulgidam,
et regnum caeli pro clavo
penetrante galeam.


Tú, cuya cabeza llevó
en aquel tiempo una corona de espinas,
diste a san Severo
una aureola reluciente,
y el reino de los cielos por un clavo,
que penetró en su cabeza.


Y no menos antigua, la oración colecta de la misa en su honor (Ritual membranaceo, en San Cugat del Vallés, siglo X):
Concédenos, Señor, a nosotros tus sievos, por este mártir tuyo, Severo, pontífice, que al presente descansa en la iglesia, por sus gloriosos méritos, que con su piadosa intercesión seamos protegidos de todas las adversidades. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.





Ver Florez, España sagrada, Volumen XXIX, pág. 51 en adelante; Villanueva, Viage literario á las Iglesias de España, tomo XVIII, esp. pág 30 (pero hay referencias a la traslatio de las reliquias también en el tomo XVII). La leyenda puede leerse -más amplia que el fragmento que cité- en Año Cristiano, BAC, 2003, tomo XI, pág 130ss.



-------------------------------------------------

Era ya sacerdote cuando hacia el año 300 se le consagró obispo de Barcelona, gran obispo que los textos antiguos describen como «humilde, puro, sabio, prudente y magnánimo», resumiendo en estos adjetivos el ideal de pastor de almas.

A comienzos del siglo IV estalla la tormenta de la persecución de Diocleciano, y el prefecto Daciano llega a la ciudad para extirpar el cristianismo. Severo y dos de sus diáconos van a refugiarse al otro lado de las montañas, en el Castro Octaviano (hoy San Cugat), y en su camino de huida les presta ayuda un labrador, San Medín, donde hoy una ermita, lugar de tradicionales romerías barcelonesas, recuerda el milagro de unas habas milagrosamente crecidas para desorientar a los perseguidores.

En San Cugat el obispo se entrega a los soldados, que para intimidarle decapitan a san Medín y a los diáconos; luego le tientan ofreciéndole riquezas y honores a cambio de renegar de su fe, y al verle inconmovible le hunden a mazazos un gran clavo en la cabeza (por eso se acostumbra a invocarle contra las jaquecas y neuralgias).

San Pedro Nolasco, el rey Martín el Humano - a quien su intercesión curó una pierna gangrenada - y Fernando el Católico fueron devotos de este santo.




Oremos

Señor, tú que ha hecho más hermosa a la Iglesia al glorificar con el triunfo del martirio a San Severo, concédenos, te rogamos, que así como a él le diste la gracia de imitar con su muerte la pasión de Cristo, alcancemos nosotros, siguiendo las huellas de tu mártir, los premios eternos. Por nuestro Señor Jesucristo.





Volver arriba Ir abajo
 
Evangelio: Jueves 6 de Noviembre de 2014
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Resolución de 26 de noviembre de 2014, de la Comisión Nacional Evaluadora de la Actividad Investigadora, por la que se publican los criterios específicos aprobados para cada uno de los campos de evaluación.
» ACTIVIDAD SÍSMICA MES NOVIEMBRE DICIEMBRE 2014
» Isis provocará un ataque nuclear en New York seguramente el 9-11-2014.
» Resolución de 4 de diciembre de 2014, de la Secretaría de Estado de Seguridad, por la que se aprueban las bases de las convocatorias de pruebas de selección para vigilante de seguridad y su especialidad de vigilante de explosivos y escolta privado, para e
» (Legislación) Ley 29/2014, de Régimen del Personal de la Guardia Civil.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Foro oficial del MCE.AJE :: Religión Católica-
Cambiar a: